Enrique Valeriano Agramonte y Loynaz

De CubaMilitar
Saltar a: navegación, buscar


== Estudiante de medicina y Teniente Coronel del ejército libertador Enrique Valeriano Agramonte Loynaz. ==

Enrique Valeriano de las Mercedes Agramonte y Loynaz nació en la ciudad de Santa María del Puerto del Príncipe el 14 de abril de 1843 (1). Hermano menor del Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz, sus padres fueron Ignacio Agramonte y Sánchez-Pereira y Filomena Loynaz y Caballero. Le bautizaron en la Parroquia de La Soledad a solo un par de cuadras de su casa, con registro asentado en el libro 21 folio 115 número 188 (2). Los estudios de primera y segunda enseñanza los realiza en su ciudad natal, una vez terminados se traslada a la capital donde presenta su examen de admisión a La Universidad de La Habana con fecha 29 de octubre de 1856 obteniendo notas de sobresaliente. Tras los duros estudios se gradúa con méritos de Bachiller en ciencias y bachiller en Artes, ambos exámenes lo presenta el 10 de julio de 1862. Es un dato interesante que sus diplomas fueron expedidos el 22 de ese mismo mes de propia mano del insigne erudito cubano Antonio Bachiller y Morales quien fungía como Decano de la facultad de Filosofía (2). Se conoce que Enrique Agramonte era un joven de gran inteligencia y aplicado estudiante, ello le lleva a ingresar a los estudios de medicina en 1862. Cinco años más tarde el 14 de julio de 1867 realiza su examen para Bachiller en Medicina con un tribunal integrado por los profesores González Morilla, Antonio Mestre y Juan Manuel Sánchez de Bustamante quien jugaría unos años más tarde un honroso papel en la defensa de los estudiantes acusados de la profanación del nicho de Gonzalo de Castañón. Un año después el 30 de septiembre de 1868 matricula en el sexto año de la carrera de medicina con carácter condicional pues aún no había realizado los exámenes correspondientes al quinto año; asignaturas cursadas y terminadas pero no examinadas (3). En este momento estalla la guerra de 1868, es consabido que gran parte de su familia se encuentra incorporada a la causa de la libertad (4), su hermano Ignacio es el principal dirigente en Puerto Príncipe. Enrique comparte en pleno sus ideas, es la causa por la cual deja sus estudios y se incorpora de inmediato a los campos de la independencia. En estos primeros momentos es designado a la atención de los heridos, la reparación de las armas, la fabricación de pólvora y municiones (5). Organizada la contienda se incorpora de lleno a las fuerzas de Ignacio, participa en los principales combates desarrollados, una anécdota de Enrique nos llega de la historiadora Eva Adán de Rodríguez quien entrevista al veterano Pedro Pichardo testigo de los hechos, así nos narra “… durante la guerra del 1868 a 1878, militaba Enrique Agramonte y Loynaz en las fuerzas de su hermano, tomando parte en todos los combates. Un día hubo un encuentro entre estas fuerzas y una columna enemiga, los nuestros esperaban emboscados en paso de estas, y se inició un fuerte tiroteo, en el calor de la refriega se separó un joven oficial del grueso de la columna, quedándose solo entre las dos fuerzas y entonces Enrique saltando de la trinchera, dirigiese a él, retándolo y bravamente trabándose un duelo personal entre ambos valientes, que hizo suspender el combate. Sucedió que el noble y heroico Ignacio “El Mayor” como le denominaban sus compañeros, al contemplar la escena pidió que dejaran solos a los contendientes, dando además la orden de “alto al fuego” también el jefe contrario contuvo el suyo, mientras duró el singular combate, entre tanto en medio de un silencio imponente, cayó herido el oficial Español y retrocedió Enrique a la trinchera pero no se reanudó el fuego entre ambas partes hasta que el herido fue retirado cuidadosamente por sus compañeros…” (6) Por otra parte su temeridad llega más allá, según recoge un artículo denominado “El Diario de un presentado” publicado en “La Gaceta de La Habana” el martes 19 de octubre de 1869 se narra “… Enrique Agramonte y Loynaz recibió tres balazos en Las Tunas y estaba herido de mucha gravedad…” (7).

Posteriormente y en su recuperación se desempeñó como ayudante del General Thomas Jordán momento en que se ascendió al grado de Teniente Coronel, desempeñando esta responsabilidad acompaña al General Jordán a Nassau con el fin de enviar a Cuba 60 Arrobas de Azufre (8), estando en esta misión recibe la indicación de Ignacio de pasar a los Estados Unidos y dar cuidado a su madre que al quedar viuda y enferma necesita de atención imposible de recibir de Ignacio convertido ya en un pilar de la insurrección (9).

Encontrándose al cuidado de su madre termina sus estudios de medicina certificado en los documentos del Censo Federal de Estados Unidos de 1920 donde Enrique Valeriano de las Mercedes Agramonte y Loynaz es recogido como doctor en medicina (10) y en el año 1885 cuando contaba Enrique Valeriano con 41 años de edad se casa con la joven Justa Mora y Ledón nacida en Cuba en el año de 1856, el matrimonio se realiza en la ciudad de Nueva York. Establecida la pareja tienen cuatro hijos Rosa Luisa Agramonte y Mora, Pedro Agramonte Mora, Mariano Agramonte Mora y Jules Agramonte Mora (10). No hemos encontrado datos que lo sitúen en la guerra del 1895. Enrique Valeriano Agramonte y Loynaz fallece en la ciudad de Nueva York el primero de enero de 1924 a la edad de 79 años(10).

Bibliografía: 1. Genealogía de la familia Agramonte Loynaz. Disponible en: https://www.geni.com/people/Enrique-Valeriano-Agramonte-Loynaz/6000000001091867621 2. Rodríguez Expósito C. Cuadernos de Historia de la Salud Pública No.40. Índice de médicos,dentistas, farmacéuticos y estudiantes en la Guerra de los Diez Años. La Habana: EditorialInstituto del Libro; 1968.pp 20. 3. Le Roy Luis F. Notas del expediente universitario. Archivo central de la universidad de La Habana. 4. Boletín del archivo nacional. T. XV. 1916. 5. Castellanos G. Pensando en Agramonte. Imprenta Ucar García y Cía. La Habana 1939. pp 440 6. Adán de Rodríguez Eva. Hojas de recuerdo. La Habana 1935. pp 89 - 90. 7. Boletin del Archivo nacional. La Habana. Enero Diciembre de 1941. T. XL. pp 113. 8. Ubieta E. Efemérides de la Revolución Cubana. Editorial La Moderna Poesía. La Habana 1920. 9. Castellanos G. Pensando en Agramonte. Imprenta Ucar García y Cía. La Habana 1939. pp 449. 10. Síntesis de Enrique Valeriano de las Mercedes Agramonte y Loynaz, 1843 – 1922. Disponible en: https://www.myheritage.es/names/enrique_agramonte%20y%20loynaz.