Golpe de Estado en Cuba del 10 de marzo de 1952

De CubaMilitar
Saltar a: navegación, buscar
Golpe de Estado en Cuba del 10 de marzo de 1952
Fecha 10 de marzo de 1952
Lugar Cuba
Resultado Destitución de Carlos Prío Socarrás
Consecuencias Nuevo gobierno de Fulgencio Batista
Beligerantes
Bandera de Cuba.png
Militares golpistas
(Golpistas)
Bandera de Cuba.png
Ejército Nacional
(Gobierno)
Comandantes
Bandera de Cuba.png Fulgencio Batista
Bandera de Cuba.png Francisco Tabernilla
Bandera de Cuba.pngCarlos Prio Socarrás
Bandera de Cuba.png Ruperto Cabrera
Fuerzas en combate
100 (El Ejército casi no ofreció resistencia)
Bajas
0 3

El Ejército no ofreció resistencia. Como consecuencia comienza luego la Guerra de Liberación Nacional

El Golpe de Estado en Cuba del 10 de marzo de 1952 fue conducido por el general Fulgencio Batista, iniciando una dictadura que duraría hasta el triunfo de la revoluciíon cubana el 1 de enero de 1959.


Antecedentes

El 10 de octubre de 1948 el presidente Carlos Prío Socarrás tomaba posesión de su cargo.


El Presidente Prío

Carlos Prío Socarrás pasó su último fin de semana como presidente en su finca La Chata. El lunes 10 de marzo de 1952 debía anunciar su nuevo gabinete, con Segundo Curti Messina como Primer Ministro. Pero esa madrugada lo llamó con urgencia el coronel Vicente León, jefe de la Casa Militar del Palacio Presidencial, con la noticia de que Batista entró al Campamento Columbia. Prío respondió que ya lo sabía, respondió que iba en camino y ordenó hacer fuego contra cualquiera que intentara apoderarse de Palacio. Al llegar, se encontró con Álvaro Barba y otros líderes estudiantiles movilizados. Las noticias se sucedían una peor de otra: poco a poco todas las guarniciones militares de la capital se pasaban a los golpistas.

Al estimar que la situación en La habana estaba perdida, Prío salió en un Buick a las 8 de la mañana hacia Matanzas. Esperaba que las tropas de esta ciudad se mantenían leales y junto a ellas encabezaría la resistencia, junto al coronel Eduardo Martín Elena.

Pero al llegar se enteró de que mientras estaba de camino, la guarnición militar de Matanzas también se unió al golpe. Por su parte el diario El Crisol reportó que Prío había continuado hacia La Víbora, y a la una de la madrugada del siguiente día fue a recogerlo el embajador de México. Prío se marchó al exilio sin haber renunciado a la presidencia. Desde el exilio Prío continuaría organizando y financiando la resistencia a Batista.


Ver también


Enlaces externos