MiG-23 de Cuba en Angola (misiones aire-tierra)

De CubaMilitar
Saltar a: navegación, buscar
MiG-23
Avion-Cuba-Mikoyan-MiG-23ML-9.jpg
MiG-23ML de la Fuerza Aérea de Cuba.
Tipo Cazabombardero.
Fabricantes Bandera de Unión Soviética Mikoyan-Gurievich OKB
Primer vuelo 10 de junio de 1967
Introducido 1970
Estado En servicio
Usuarios
principales
Bandera de Cuba Fuerza Aérea de Cuba
Bandera de Unión Soviética Fuerza Aérea Soviética
y otros países
Producción 1967-1985
N.º construidos 5.607
Coste unitario 3,5-6 millones de USD
Variantes MiG-27
MiG-23UB en Angola
MiG-23ML al ataque.
La Guerra de Angola en 1987. La ofensiva sudafricana hacia el norte, y la contraofensiva cubana hacia el sur.
Pareja de cazas MiG-23ML en Angola, donde jugaron un gran papel en la victoria.
MiG-23ML se reabastace de combustible. Bajo las alas racimos de cohetes UB-32
MiG-23ML cubano en Angola, con dos misiles de corto alcance R-60 (AA-8 Aphid y dos radáricos de mediano alcance R-24R (AA-7 Apex C), 1988
Restos del Mirage F1AZ del major Edward Every derribado el 20 de febrero por un cañón antiaéreo ZSU-23-4 Shilka y misil Strela-3 cubanos en Cuito. El piloto pereció.
Este MiG-23ML acaba de soltar su paracaídas al aterrizar
La moral de los cubanos siempre fue alta. Técnicos colocando un misil R-24R al MiG-23ML
El personal de tierra trabajó arduamente. Ningún MiG-23 estuvo de baja durante la campaña final de 1988
MiG-23ML en Angola, 1988

Llegada a Angola

Cuba comenzó su participación en la Guerra de Angola en 1975, con aviones cazas MiG-17 y MiG-21. A partir de 1984 la FAR en Angola recibe cazas MiG-23ML y MiG-23UB, hasta llegar a la cifra de 50 aparatos. En esta guerra el grueso de sus misiones fueron de ataque a tierra. Estos excelentes cazas rusos, llamados "chorizos" por los pilotos cubanos, tenían el doble del radio de acción y carga de combate que los MiG-21 (llamados "salchichas"). Esto les permitió convertirse en un importantísimo factor en la victoria cubano-angolana, siendo el azote de la UNITA en 1984-1987, y del ejército sudafricano SADF al intervenir éste en la guerra en 1987-1988.

Los MiG-23 cubanos en la campaña de 1987

En verano de 1987 la FAPLA lanza la ofensiva "Saludando a Octubre" hacia el sur, para derrotar a la UNITA cerca de la frontera con Namibia. Pero esta operación había sido mal planificada y asesorada por los rusos, en contra de los planteamientos cubanos. Al principio la FAPLA derrotaba a la UNITA, y entonces Sudáfrica se decide a intervenir para ayudar a su aliado, derrotando juntos a las FAPLA. La diezmada FAPLA se retira hacia Cuito Cuanavale y el 15 de diciembre de 1987 el SADF comienza la "Operación Hooper", con el objetivo de destruir a la agrupación de la FAPLA en ese poblado.

Impotentes de vencer sin ayuda cubana, en noviembre de 1987 Angola pide ayuda militar a Cuba. Como esta derrota angolano-rusa creó una situación crítica, que podría afecta también a los cubanos. Entonces el 5 de noviembre el mando de la isla decide intervenir en la Batalla de Cuito Cuanavale.

Los primeros destacamentos acorazados y de artillería cubanos son enviados a Cuito desde Menongue, y avanzan los 200 km bajo la cobertura de los MiG-21 y MiG-23. Otra medida decisiva es mandar desde Cuba los mejores pilotos de MiG-23 en vuelos directos de Ilyushin Il-62M. Los MiG-23ML del Teniente Coronel Armando González "El Guajiro", son concentrados en Menongue y actuarán desde esta base aérea, junto a los MiG-21bis. Otro escuadrón entero de MiG-23ML es enviado de Cuba en el buque "Las Coloradas". La primera tarea de los MiG-23ML, es cubrir el repliegue de la FAPLA hacia Cuito Cuanavale.

Con la aparición de los MiG-23ML en el sur de Angola la FAR conquista la superioridad aérea sobre la Fuerza Aérea sudafricana SAAF. El combate aéreo más famoso de la guerra se produce el 27 de septiembre de 1987, cuando la SAAF pierde el Mirage F1 del capitán Arthur Piercy, derribado por el MiG-23ML del mayor Alberto Ley Rivas. Desde este momento la SAAF evitará el contacto directo con los MiG-23.

De noviembre de 1987 a enero de 1988 los MiG-21 y MiG-23 de la FAR hacen más de 1,000 misiones de combate en apoyo de la FAPLA, frenando el avance del SADF y la UNITA hacia Cuito Cuanavale, obligándolos a moverse sólo de noche, y a enmascararse muy bien de día. Sin poder avanzar como antes, los sudafricanos reducen su actividad a hostigar con obuses G5 y G6 de 42 km de alcance a las tropas cubano-angolanas en Cuito Cuanavale, incluyendo la base aérea del pueblo. Esto obliga a sus defensores a limitar el uso de la base por los MiGs, que deben volar principalmente desde Menongue. Aunque los helicópteros Mi-8 y Mi-24 sí siguen operando desde esta base.

Sin embargo, con sus intensos bombardeos los MiG-23 detienen al enemigo y permiten ganar un vital tiempo para preparar la defensa y recibir refuerzos. Los MiG-23 comienzan a convertirse en factor decisivo de la batalla.

Los MiG-23 cubanos hacen que la tropa sudafricana ya no tengan más calma en la guerra. El 5 de enero de 1988 el soldado sudafricano V.W. Beling escribía en su diario (ocupado tras la derrota sudafricana en el Combate de Tchipa el 27 de junio de 1988):

"Hoy ha sido un día aburrido, al levantarnos tuvimos una marcha de iglesia, despues sólo tuvimos el resto del día. Todo el día estamos huyendo de los MiGs. Corremos hacia nuestros huecos y nos sentamos ahí hasta que se van. Entonces volvemos a la red de enmascaramiento..." (1)

Papel de los MiG-23 en la Batalla de Cuito Cuanavale

La Batalla de Cuito Cuanavale fue la batalla más grande en la historia del Africa negra, y tuvo consecuencias que decidieron la guerra a favor del lado cubano-angolano. Tras acumular fuerzas, el SADF y la UNITA comienzan a intentar romper las defensas de Cuito Cuanavale. El 13 de enero de 1988 por la mañana se produce el primer gran ataque. Pero se encuentran con una defensa inesperada, y sólo logran avanzar 3 km en algunos puntos.

Ese día era tormentoso, con torrenciales aguaceros, y los sudafricanos pensaron que los MiGs no despegarían. Por eso se agruparon abiertamente para efectuar un segundo ataque por la tarde, sin enmascararse y en estrechas formaciones de blindados. Este error lo pagan caro. El tiempo mejora ligeramente, y de inmediato despegan de Menongue los MiG-21bis y MiG-23ML cubanos lidereados por el Coronel Humberto Trujillo, con 1 tonelada de bombas cada uno. Ellos sorprenden a la agrupación del SADF, y le causan cuantiosas bajas, destruyendo numerosos equipos. Para aprovechar la ocasión despegan de nuevo los MiGs otras dos veces, esta vez con 2 toneladas de bombas cada uno, y escoltados por 4 MiG-23ML con misiles R-24R (AA-7 Apex) y R-60M (AA-8 Aphid) por si aparecen los Mirage F1 de la SAAF. Los MiGs hacen esa tarde 22 misiones, machacando con 32 toneladas de bombas al SADF, que pierde numerosos equipos pesados. Tras este bombardeo, el SADF desiste del ataque, y se retira de la zona de combates para reponer fuerzas, tras perder 7 tanques Olifants, varios blindados Elands y otros vehículos por el fuego de la artillería, los tanques T-55 y los MiG-21bis y MiG-23ML de la FAR.

Tres días después, el 16 de enero el Coronel Trujillo y el Teniente Coronel Armando Gonzáles realizan una misión de exploración con MiG-23, y descubren un tanque Olifant solitario, a varios km al este de Cuito Cuanavale. Siguiendo sus huellas, descubren una agrupación del SADF enmascarada, con tanques, blindados, obuses y camiones. Los MiGs siguen de largo, para hacer creer al enemigo que no fueron descubiertos, y a 25 km de distancia suben a 7,000 m para llamar y esperar al grupo de choque de 4 MiG-23ML con bombas. Al llegar el grupo, los seis MiG-23ML se lanzan en una picada de 60° al enemigo, lanzando varias toneladas de bombas, y ascendiendo de la picada con 7 Gs de sobrecarga. Los sudafricanos sufrieron tal sorpresa, que no se defendieron con sus misiles ni cañones. Los fragmentos de la técnica enemiga ascendieron a 300 m de altura.

El enemigo necesita todo un mes para reponer fuerzas tras su primer fracaso, y el 14 de febrero de 1988 las fuerzas del SADF y la UNITA inician un segundo ataque a las defensas de Cuito Cuanavale. A las 9.30 h de la mañana los MiG-23 de Juan Pérez y Eladio Avila detectan el enemigo avanzando en formación de combate. De inmediato despegan otros 5 MiG-23ML, descargando sus bombas en medio de las líneas enemigas. El ataque enemigo es rechazado, pero a las 13.30 h se repite. Fuerzas de hasta tres batallones del SADF y seis de la UNITA avanzan apoyados por más de 100 blindados de varios tipos, entre ellos 40 tanques Olifants. Con tal superioridad de fuerzas, logran romper la defensa de la 59° Brigada angolana, pero son detenidos por un audaz contraataque de 8 tanques T-55 cubanos, y los sudafricanos pierden 10 Olifants, retirándose. La FAR contribuye al rechazo del ataque enemigo, cumpliendo los MiGs 35 misiones de apoyo aéreo con bombas, y 14 de cobertura aérea. Días después, el 20 de febrero, se repite el ataque con los tanques Olifant, blindados Eland, Ratel y Casspir, que fue rechazado de nuevo con el apoyo de los MiG-23.

Ese mismo sábado 20 de febrero por la mañana, la SAAF tiene otra pérdida dolorosa, cuando los cubanos derriban otro avión, el Mirage F1AZ SAAF-245 (del mayor Edward R. Every), con los cañones de 23 mm de la Shilka ZSU-23-4 de Juan y José, y el misil Strela-3 (SA-14) del cohetero Ernesto.

El 25 de febrero por la madrugada el SADF y la UNITA inician otra fuerte ofensiva, iluminándose con bengalas. Sin embargo, caen en los nuevos campos de minas, y bajo el fuego de los cañones de 130mm cubanos y los T-55. En la oscuridad su infantería y blindados se detienen confundidos, y avanzan lentamente con grandes pérdidas. Los MiG-21 y MiG-23 hacen 52 misiones desde Menongue, arrojando 26 toneladas de bombas al enemigo, cuyo ataque de turno es rechazado.

Este día 25 de febrero se producen los últimos encuentros aéreos de los MiG-23 en la guerra. Durante febrero comienza la caza de los obuses G5 y G6, que hostigaban todo el tiempo a las tropas por Cuito. Anteriormente los MiG-23ML salían a atacar estos obuses, guiándose por las indicaciones de los angolanos o rusos. Pero esta información era inexacta, o retrasada, y no los encontraban. Los sudafricanos se enmascaraban muy bien, y dejaban de disparar cuando detectaban en despegue de los MiG-23, además de que también todo el tiempo cambiaban de posición. Entonces el mando de la aviación cubana organiza su propia fuente de información, explorando la zona con parejas MiG-23ML, que debían llamar al grupos de apoyo de MiG-23.

A mediados de febrero el Coronel Trujillo detecta un cañón G5 por el río Chambinga, y en vuelo rasante le lanza bombas con paracaídas, luego llegan los demás MiG-23, que destruyen la pieza. El 21 de febrero el Coronel Trujillo junto al Coronel Luis Alonso Reina organiza la exploración aérea contra los G5. Desde entonces los sudafricanos son más cuidadosos, se tienen que retirar al alcance máximo de sus piezas (disminuyendo la puntería), y cada vez que detectan el despegue de los MiGs de Menongue, dejan de disparar y se enconden. Los obuses son en buena medida neutralizados por los MiG-23ML.


Otro soldado sudafricano reconoce:

"Los MiGs eran el gran problema en Angola. Nosotros no podiamos usar nada contra ellos, y la FAPLA (con apoyo de Cuba y Rusia) tenian efectivamente la superioridad aerea. Un sargento de G5 (Artilleria) me dijo: "Cuando los MiGs estan en el aire, la guerra se detiene". Los G5 y lanzacohetes multiples tenian que ser cuidadosos en hacer fuego en dias claros, porque sus posiciones se detectaban, y venian los MiGs a cazarlos" (2)



El último ataque enemigo a Cuito Cuanavale. La Victoria.

El 1 de marzo de 1988 se produce el quinto ataque a las defensas angolano-cubanas por Cuito Cuanavale. Ese día el SADF pierde 20 muertos y 59 heridos, según sus radiocomunicaciones monitoreadas desde el lado cubano.

El SADF y la UNITA demoran en reponerse 1,5 mes, y el 23 de marzo inician el último intento de avance por Cuito Cuanavale, que termina con otro gran fracaso, conocido como "El desastre de Tumpo". Para entonces la defensa de Cuito ya había sido reforzada con tropas regulares cubanas. Tras horas de combate, el enemigo comienza a retirarse a las 16.00 horas, con grandes bajas, y la pérdida de cuantiosa técnica en manos cubano-angolanas, entre ellos 3 tanques Olifants. La aviación apoya intensamente la defensa de Cuito. Para elevar la efectividad de sus golpes, la artillería cubana lanza proyectiles fumígenos en medio de las líneas enemigas, marcánle el objetivo exacto a los rasantes MiG-21 y MiG-23. Ese día el combate fue tan intenso, que los sudafricanos dispararon 700 proyectiles de 155 mm de G5, 36 cohetes de Walkirie, y 66 granadas de mortero.

El fracaso definitivo del SADF ante Cuito Cuanavale, en su mayor batalla de su historia, tiene varias consecuencias. Una de ellas es que la SAAF desiste seguir participando activamente en la guerra, hasta que no reciba nuevo equipamiento, pues sus Mirage F1AZ con misiles Kukri son netamente inferiores al MiG-23ML con misiles R-24 (AA-7 Apex)/[[R-60M (AA-8 Aphid).

Ese mismo día 23 de marzo los Mirage F1AZ de la SAAF se ven obligados a hacer su último 683 vuelo de combate en la campaña, abandonando a sus tropas terrestres y dejando definitivamente el aire en manos de los MiG-23ML, que seguirán machacando impunemente al SADF y la UNITA.

Sólo de enero a marzo de 1988 los MiGs cubanos cumplen 1,283 misiones de vuelo por Cuito Cuanavale, realizando 722 misiones de bombardeo y 561 misiones de cobertura aérea, arrojan 358 t de bombas y 4,000 cohetes S-5, además de otras municiones, causando inmensas pérdidas en hombres y equipos. Aunque oficialmente el SADF reconoció sólo 31 muertos durante Cuito Cuanavale, fuentes extraoficiales sudafricanas admiten que tuvieron 715 muertos.


La ofensiva hacia Namibia

Varios MiG-23ML y un MiG-23UB con colores de la FAPA, veteranos de la guerra. La letra C indica "Caza", y la I "instrucción"
El aeródromo de Cahama con los MiG-23. Fue construído en tiempo récord de 2 meses a 60 km de la frontera. Desde aquí los aeródromos de la SAAF en el norte de Namibia se ponen al alcance de los MiG-23ML, elemento que sirvió de presión sicológica al final. De aquí despegan algunos de los MiG-23ML que atacaron Calueque

Desde el comienzo de la campaña a fines de 1987, el mando cubano traza su plan estratégico. Mientras el SADF sería entretenido en la trampa de Cuito Cuanavale, las FAR cubanas lanzarían una gran ofensiva hacia la frontera con Namibia. Los MiG-23ML cubren el avance cubano, pero la distancia a volar desde sus bases aéreas en Menongue y Lubango aumenta, mientras que los rusos, asustados por posibles acciones cubanas en Namibia, limitan la cantidad de tanques de combustibles adicionales a entregar a los cubanos.

Por eso el 20 de marzo de 1988 el mando cubano comienza la construcción de un nuevo aeródromo en Cahama, a 60 km de Namibia, con recursos traídos de Cuba. Las brigadas constructoras cubanas realizan la hazaña de terminar un excelente aeródromo con dos pistas asfaltadas de 2,700 y 2,500 m de largo y 30m de ancho en tiempo récord de 70 días. El 13 de marzo aterrizan allí los primeros MiG-23ML. Desde este momento, toda la zona norte de Namibia está bajo el radio de acción de los MiG-23ML, incluyendo aeródromos de la SAAF, elemento que con fuerza presiona sicológicamente a los sudafricanos.

El 4 de mayo de 1988 se produce el Combate de Donguena, el primer encuentro en el sur con el enemigo. Una compañía de exploración cubano-angolana del teniente Giomar Fernández, con 81 hombres (60 cubanos y 21 FAPLA) embosca y derrota a la 2° Compañía del 101° Batallón del SWATF, causándoles 30 bajas y 1 prisionero, 5 blindados Casspir destruídos y 1 capturado. La columna enemiga sale huyendo por la carretera hacia Namibia, pero es alcanzada por los MiG-23ML que despegan de Lubango, y golpeada duramente de nuevo, causándole grandes pérdidas, con lo que casi deja de existir.

El siguiente encuentro fue el 22 de mayo por Tchipa (pueblo a 55 km de la frontera). Una patrulla de exploración cubano-SWAPO choca con una columna de blindados del SADF. El enemigo ataca la pequeña patrulla confiado en su superioridad, mata a dos cubanos, pero llegan de nuevo los MiG-23ML. Cuatro de ellos golpean al enemigo, que se retira con fuertes bajas. Al día siguiente cerca de ese lugar el SADF cae en otra emboscada, y deja abandonados intactos 3 vehículos artillados Unimog. Por los documentos ocupados, se conoce que la unidad derrotada era parte del batallón 32° "Búfalo", tropas élites del SADF.

El 27 de junio de 1988 se produce el Combate de Tchipa. A las 5.00 h una patrulla de exploración cubana junto a algunos combatientes SWAPO, con 30 hombres en 3 BMP-1, embosca en el camino 15 km al sur de Tchipa a un destacamento avanzado del 61° Batallón Mecanizado, también tropas élites del SADF, con 70 hombres en 8 blindados Ratel. Los sudafricanos son sorprendidos y pierden 5 Ratel (cuatro destruídos y uno capturado intacto), y tienen 20 muertos. El enemigo envían una columna de refuerzo a su derrotada unidad. Pero a las 10.45 de la mañana dos MiG-23ML piloteados por el capitán Gustavo Clavijo y su número, salen de Lubango y la descubren cuando se desplazaban a 30 km al sur de Tchipa. Los MiG-23 atacan la columna, causándole numerosas pérdidas, tras lo cual se ve obligada a retirarse.

Pero lo principal llegaría horas después. Estos choques desencadenan la contundente respuesta cubana ese mismo día, con el contundente golpe aéreo de los MiG-23ML a las tropas del SADF durante el Golpe aéreo a Calueque, que pone fin a la guerra.



Los MiG-23 golpean Calueque y Sudáfrica pide la Paz

Los capitanes Clavijo y Palacios participaron en los golpes finales al enemigo, aquí en uno de aquellos MiG-23ML
El tácito reconocimiento del enemigo: "Los MiG-23 nos partieron el corazón"
Uno de los blindados sudafricanos Casspir destruídos en Calueque
Un soldado cubano hace guardia en Calueque, junto a las compuertas del río Cunene destruídas por los MiG-23

Este 27 de junio de 1988 pasaría a la historia de la Guerra de Angola. Las fuerzas cubanas se acercaban a la frontera de Namibia, cuando el 7 de junio de 1988 Fidel Castro advierte al mando cubano, que según informes de inteligencia, la SAAF planifica un golpe por sorpresa, y ordena que los MiG-23 estén listos a iniciar ataques de respuesta a objetivos en Namibia o cerca de la frontera, como los aeródromos de la SAAF (Ruacana, Oshakati, Ondangwa) o el complejo hidroeléctrico fronterizo de Calueque-Ruacaná. Esto serviría de advertencia a Sudáfrica de que si no acepta la paz, la guerra pasaría ahora a Namibia.

Para hacer el reconocimiento de los posibles objetivos de ataque, el 8 de abril de 1988 despega de Lubango un MiG-23UB piloteado por el Coronel Humberto Trujillo, con el Capitán Francisco Mengana de Jefe de fotógrafo. Iba acompañado por el MiG-23ML del Capitán Luis Gonzáles Pardo de número. Eran cubiertos por una segunda pareja de MiG-23ML que los acompañaba. La primera pareja de MiG-23 pasa rasante a 30 m de altura de la base aérea de Ruacaná, le hace varias fotos ante los soprendidos soldados sudafricanos, y luego pasan sobre Calueque, registrando la base sudafricana. El martes 13 de abril se repite el vuelo con todo éxito. Ninguna de las dos veces los sudafricanos abren fuego antiaéreo. El detallado material fotográfico reunido fue enviado a La Habana, donde se planifica el ataque. Los MiG-23 de Trujillo y Gonzáles llevaban en su vuelo tanques de combustible adicionales, que debían dejar caer vacíos al girar en territorio enemigo. Los técnicos habían escrito en los tanques: "Remember Cuito".

Tras los choques por la frontera del 27 de junio de 1988 descritos arriba, se realiza la planificada respuesta. Según el plan, este día a las 13.00 horas, 11 MiG-23ML atacan con 16 toneladas de bombas y destruyen el complejo fronterizo de Calueque, que estaba protegido por tropas sudafricanas y era uno de los puntos de concentración del SADF. El complejo daba agua y electricidad a gran parte de la Namibia ocupada por Sudáfrica, por lo que era un objetivo de importancia estratégica para los racistas.

El ataque se llevaría a cabo por dos escuadrillas del regimiento de MiG-23 de Lubango, con 4 MiG-23ML cada una, al mando del teniente coronel Manuel Arias y el mayor Mauricio López. Cada caza llevaba cuatro bombas de demolición FAB-500 de 500 kg. Se acercaba la hora de despegar, pero los dos cazas de la pareja del capitán Gustavo Clavijo no estaban preparados aún (ellos bombardearon poco antes a las 11.00 al SADF por Tchipa, ver arriba), los técnicos se esforzaban, pero en 1 hora no les daba tiempo a prepararlos. Por eso el Coronel Carlos Lamas (jefe de tropa de la DAAFAR), decide incluir en su lugar a una pareja de Cahama, la del mayor Jorge Rodríguez Marquetti y el teniente Carlos Palacios. Seis cazas despegarían de Lubango y dos de Cahama. Otros dos MiG-23ML del mayor Zequeira y el Capitán Alba se mantienen patrullando sobre Cahama como cobertura aérea en previsión de la posible aparición de la SAAF, armados con misiles de medio alcance R-24R (AA-7 Apex) y de corto alcance R-60M (AA-8 Aphid).

A las 12.30 los MiG-23ML encienden sus motores. Los cazas despegan por parejas, y se dirigen hacia el sur en vuelo rasante a 20-30 metros del suelo evadiendo los radares a 1,000km/h de velocidad. Al acercarse a la frontera giran 100° hacia el noroeste, para sorprender a los sudafricanos desde la dirección opuesta. Los MiG-23ML logran la sorpresa total. Cerca del objetivo dan un salto enérgico, para tomar altura y luego atacar en picada de 30°. La primera escuadrilla del mayor Mauricio López junto a Torres, Godoy y Guzmán, pica por parejas exactamente a las 13.00 sobre Calueque. Ellos destruyen la cabecera del puente junto a las compuertas, la sala de máquinas y los motores de la grúa. Luego llega la segunda escuadrilla del teniente coronel Manuel Arias, con el capitán Orlando Carbó, el mayor Jorge Rodríguez Marquetti y el teniente Carlos Palacios. Para entonces el objetivo estaba cubierto por el humo y las llamas, de los destruídos transformadores saltaban chispas y la conductora de agua a Namibia estaba destrozada. Ellos rematan al enemigo. El mismo jefe de la FAR Coronel Pedro Pérez sobrevuela personalmente el lugar minutos después, en un MiG-23UB junto al teniente coronel Vega Toscano, para la exploración posterior de los resultados del bombardeo.

Los sudafricanos sufrieron tal choque sicológico, que abandonaron el complejo inmediatamente. A la semana una avanzada de tanques T-62 cubanos llegaba a Calueque, y se encontraron con las impresionantes huellas del bombardeo. Por doquier había huellas del golpe aéreo y de la estampida presurosa de los sudafricanos, varios Casspir volcados y calcinados, sangre y pedazos de carne, fragmentos de uniforme en los árboles, pertrechos bélicos y conservas esparcidas, escombros de los edificios y de máquinas. Las bombas dañaron gravemente el complejo, y causaron importantes bajas a las tropas sudafricanas. El SADF tenía un campamento oculto en la base del puente, que fue blanco de las FAB-500. Varios blindados Casspir saltaron por los aires. Una de las bombas dio de lleno en un albergue de soldados sudafricanos, y lo destruyó totalmente junto a sus habitantes, víctimas de la metralla y la onda expansiva. Aunque el SADF, como es habitual, admite oficialmente sólo 13 muertos, el análisis de los restos y los daños en el lugar, permite calcular que sus bajas podrían alcanzar hasta unos 50 muertos y 100 heridos.

Como escribieron los mismos sudafricanos en idioma afrikaans sobre una pared de Calueque antes de irse:

"Los MiG-23 nos partieron el corazón"

El enemigo se trata de vengar con la propaganda, afirmando que durante el ataque fue suuestamente derribado un MiG-23 por cañón Ystervark de 20 mm, aunque en realidad todos los 11 MiG-23ML regresan a casa sin novedad, y ninguno de los MiG-23 fue ni siquiera tocado.

El próximo golpe aéreo de la FAR estaba planificado para barrer a la SAAF de sus bases en el norte de Namibia con golpes de MiG-23, si el SADF insistía en seguir resistiendo. Este ataque a la SAAF ya había sido planificado detalladamente por el mando de la FAR desde 1986.

La misma noche del día ataque de los MiG-23ML a Calueque el 27 de junio de 1988, los sudafricanos llaman al mediador norteamericano Chester Crocker, pidiendo que intercediera por un cese al fuego con La Habana, para proseguir las negociaciones de paz. Como consecuencia de estas negociaciones preliminares, los sudafricanos se ven obligados a salir de Angola en agosto de 1988, y a firmar la paz el 24 de diciembre de 1988. También debían además, cesar todo apoyo a la UNITA inmediatamente, y abandonar Namibia en 1989. La humillante derrota en Angola fue uno de los factores que hunden a Sudáfrica en una profunda crisis política, que termina con la democratización del país y la subida al poder de Nelson Mandela. Tras cumplir su misión victoriosamente, las tropas cubanas salen de Angola en 1989-1991.

En toda la guerra los medios antiaéreos sudafricanos y de la UNITA fueron débiles. Sin embargo, su propaganda reclama derribar 25 MiG-23 en la guerra, hasta 1988. En realidad, la FAR en 4 años de operaciones del MiG-23 y miles de vuelos, perdió solamente unos 9 MiG-23, incluyendo los perdidos por accidentes. Después del final de la guerra en 1988, parte de los MiG-23ML son enviados de regreso a Cuba, el resto se queda en Angola. El MiG-23ML del Museo de la DAAFAR en La Habana, es un veterano de Angola.


Fuentes

1. Archivos del autor. 2. Humberto Trujillo. "Trueno justiciero". Ediciones Verde Olivo. La Habana, 1998, pág.133 3. Enrique Carreras. "Por el dominio del aire". Editora Politica, La Habana, 1995 4. Henry Perez. Piloto Maestro, Ediciones Mercedes y Rio, Canada, 1994 5. Luis Báez. "Secretos de Generales". Editorial Si-Mar SA, La Habana, pag.236. 6. Rafael del Pino. "Proa a la libertad". Editorial Planeta Mexicana SA, 1990 7. Orestes Lorenzo. "Vuelo hacia el amanecer". St. Martin´s Press, New York. 1994 8. César Gómez Chacón. "Cuito Cuanavale: Viaje al centro de los Héroes". Editorial Letras Cubanas. La Habana, 1998 9. Roger Ricardo. "Trincheras en el aire". Revista Bohemia, 02.09.1988 10. Pedro Prada. "El puñetazo de Stevenson". Revista Verde Olivo, 12/1989 11. La guerra de Angola, Editora Política. La Habana, 1989 12. Barry Fowler, "Pro Patria". United Kingdom: Sentinel Projects, 1995. 13. Nelson Mandela, discurso del 4 de setiembre de 1998. 14. Roman Beliakov, G. Marmen. Samolety "MiG". Aviko Press, Moscu, 1996 15. Vladimir Ilyn. "Tarjeta de visita de la aviación francesa", Krylia Rodiny, Moscú, 3/1994 16. Vladimir Ilyn. "MiG-23: largo camino hacia la perfección", Aviatsia y Fakty, Kiev, 2/2000 17. Guennady Volosko y Mijail Levin "El Mirage intermedio", Krylia Rodiny, Moscú, 3/1996 18. Akleksey Illarionov, "Balcon con vista al campo de combate", Mir Aviatsii, Moscú 1/2001 19. "Aviones de combate de Rusia", Aviatsia y Kosmonavtika, Moscú, 8/1997 20. "Aviones de combate de la VVS de Rusia", Aviatsia y Kosmonavtika, Moscú, 8/1999 21. "MiG-23: Wersje mysliwskie", Varsovia, Polonia, 1999 22. "MiG-23MF, Przeglad Konstrukcij Lotniczych", Varsovia, Polonia 1992.


Ver también:

  • MiG-23 en Cuba
  • MiG-23 de Cuba en Angola (misiones aire-aire)
  • Mikoyan-Gurievich MiG-15 en Cuba
  • Mikoyan-Gurievich MiG-17 en Cuba
  • Mikoyan-Gurievich MiG-19 en Cuba
  • Mikoyan-Gurievich MiG-21 en Cuba
  • Mikoyan-Gurievich MiG-29 en Cuba
  • MiG-21 de Cuba en acción
  • Operación Pico: Los MiG-21 cubanos sobre la República Dominicana
  • Guerra de Angola
  • Guerra de Etiopía (Ogadén)

Enlaces externos: