José Pardo Llada

De CubaMilitar
Saltar a: navegación, buscar
José Pardo Llada
Jose Pardo Llada.jpg
Jose Pardo Llada (1923-2009)
Nacimiento 1923
Bandera de Cuba.png Sagua la Grande, Cuba
Defunción 8 de agosto de 2009,
Cali, Colombia
Lealtad Bandera de Cuba.png Cubana, Colombia
Nacionalidad Bandera de Cuba.png Cubana
Residencia Bandera de Cuba.png Cuba, Colombia
Alma máter Universidad de La Habana
Profesión Abogado (no termina carrera)
Ocupación Periodista
Cargos Embajador de Colombia en República Dominicana y Noruega
Premios Galardón Maestros de Maestros en el Premio de Periodismo Alfonso Bonilla (Colombia)
Cónyuge Maria Luisa
Elsy Calderón (1981)
Hijos Bernardette y José

José Pardo Llada (1923-2009), fue un periodista, político y revolucionario cubano, partidario de Fidel Castro, que luego se exilió en Colombia durante 47 años. Fue el más influyente comentarista radial de la Cuba republicana.

Biografía

José Pardo Llada al centro, con los rebeldes
José Pardo Llada (derecha) con Luis Orlando Rodríguez en la Sierra Maestra

Nació en 1923 en Sagua la Grande, antigua provincia de Las Villas. Estudió en una escuela de jesuítas. Luego su padre, que era maestro, lo mandó a la Universidad de La Habana a estudiar derecho. Pero no termina sus estudios y comienza a dedicarse al periodismo a los 20 años, en 1943.

Se hizo conocido a partir de 1944, cuando desde la radio CMK estuvo comentando el paso de un huracán por La Habana durante tres días, sin descansar. "Estuvo tres días hablando sin parar, tomando café con leche solamente, recordó el periodista Max Lesnik.

Fue además columnista de la revista Bohemia y del periódico Diario Nacional. Criticó duramente la corrupción durante el gobierno de Ramón Grau San Martín (1944-1948), lo cual le dio gran popularidad. Al poco tiempo su espacio Periódico La Palabra, transmitido por Unión Radio, subió a los máximos niveles de audiencia.

Desde los finales de la década del 40 y hasta comienzos del 50, Pardo Llada era el comentarista radial más escuchado en Cuba.

Fue experto en política y periodismo, y pupilo de Eduardo Chibás (1901-1951), el líder del Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo), candidato a la Presidencia de Cuba. En las elecciones de 1950, Pardo logró ser elegido para la Cámara de Representantes por el Partido Ortodoxo, alcanzando la mayor cantidad de votos de un candidato al parlamento cubano durante la república, con 71,872 votos. Este hecho ha sido reconocido por Fidel Castro en las entrevistas a Ignacio Ramonet. Chibás se suicidó en 1951, durante su programa de radio dominical, al sentirse desprestigiado por no poder demostrar una grave acusación a un ministro del gobierno de Carlos Prío Socarrás. Pardo fue uno de los oradores en el entierro.

En esta época Pardo hizo gran amistad con Fidel Castro. Con frecuencia almorzaban juntos en la casa de Pardo en el barrio del Vedado. En una de estas ocasiones, a la mujer de Pardo María Luisa Alonso le llegaron los dolores del parto, y fue Fidel quien la llevó al hospital, donde Maria Luisa dio a luz Bernadette.

En casa de Pardo Fidel Castro tomo prestado las obras completas de Benito Mussilini, que nunca devolvió.

Tras el Golpe de Estado de Fulgencio Batista el 10 de marzo de 1952, Pardo criticaba al nuevo régimen en sus populares programas de radio. En respuesta, su programa "La palabra" fue 42 veces suspendido y el mismo Pardo fue arrestado 27 veces. Sin embargo, abogaba por la forma pacífica de lucha contra Batista.

Libro de Jose Pardo Llada "Memorias de la Sierra Maestra"

A finales de 1958 Pardo decidió irse a la Sierra Maestra y unirse a la guerrilla de Fidel Castro. El 2 de octubre de 1958 llegó a Santiago de Cuba en un avión Viscount de Cubana de Aviación. En la sala de esperas del aeropuerto santiaguero “Antonio Maceo”, lo esperaban Juan Masó y su esposa Pura Amador, ambos del Movimiento 26 de Julio de Santiago. Ellos lo conducen hasta Pastorita Núñez, quien a su vez lo lleva hasta la Sierra. Pardo Llada cuenta en su libro "Memorias de la Sierra Maestra" (1960) que Pastorita le contó lo difícil que le había sido costado visitar uno por uno los centrales azucareros de la provincia por orden de Fidel Castro, para exigirles que pagasen el "impuesto revolucionario" de 20 centavos por cada saco de azúcar producido. Antes de salir de Santiago hacia el Cobre, Pastorita cogió veinte latas de picadura de tabaco para Fidel (por orden de Celia Sánchez) y una edición del libro "La élite del poder" de Wright Mills, además de las Poesías Completas de Antonio Machado, además de 50.000 pesos en billetes de cien para Fidel Castro.

Pardo Llada también cuenta, cómo el 22 de noviembre de 1958 Fidel Castro recibe una comisión de la Asociación de Ganaderos, encabezada por su presidente Caíñas Milanés, que vienen a discutir el impuesto sobre el ganado que exige Fidel Castro y que representa dos millones de pesos para el movimiento 26 de Julio.

Pardo fue recibido con hostilidad por la guerrilla, por haber apoyado la lucha cívica contra Batista. Muchoa guerrilleros propusieron juzgarlo en consejo de guerra. Pero Fidel Castro, su viejo amigo, lo recibió bien y apoyó.


Tras la revolución

Fidel Castro y José Pardo Llada
Fidel Castro, Nikita Jrushov y José Pardo Llada. Nueva York, 1960

Tras el triunfo de la Revolución el 1 de enero de 1959, Pardo se lanza de lleno a apoyar al nuevo gobierno en la radio. Condujo un programa radial diario a la 1 de la tarde, desde enero de 1959 hasta marzo de 1961. En él Pardo se destacó por su antiamericanismo. Fustigaba la política de los Estados Unidos hacia la revolución cubana, acusaba a Estados Unidos de la voladura del Maine, de impedir el triunfo Mambí en la Guerra del 95 con su Primera intervención norteamericana en Cuba. Los criticaba por su posición hostil a la candidatura presidencial de Bartolomé Maso en las primeras elecciones celebradas en Cuba en 1902. Atacaba al periodista norteamericano Jules Dubois, crítico con la revolución.

Calificaba con los epítetos más duros a todo aquel que fuera considerado traidor a la revolución. Y cuando en uno de los discursos de Fidel el pueblo exclamaba "Fidel, sacude la mata", refiriéndose a que se librara de aquellos que no eran tan radicales, Pardo hizo suya la frase, repitiendo en cada programa: "Fidel, sacude la mata".

Siendo portavoz agresivo de los revolucionarios, era objeto de los ataques de la oposición. El 9 de julio de 1960 al mediodía, cuando esperaba en su auto el cambio a la luz verde del semáforo de L y 19, en el Vedado, fue ametrallado desde otro automóvil. Salvó la vida milagrosamente.

En noviembre de 1960 Pardo casi fue atacado físicamente por Juan Pablo Lojendio, ex embajador de España en Cuba, que había sido expulsado de Cuba tras un choque personal con Fidel Castro ante las cámaras de televisión. La agresión se produjo en el aeropuerto Barajas de Madrid, estando los periodistas cubanos de tránsito en viaje hacia la Unión Soviética. El ex-embajador le profirió los insultos más crudos que pudo.

Goar Mestre, el dueño de la estación de radio CMQ, acusó a Pardo de ser el instigador de la nacionalización de la emisora, algo que Pardo negó. Mestre afirmó que nunca lo perdonaría.

Mientras tanto, Pardo acompañaba a Fidel Castro en numerosas ocasiones, como su viaje a Nueva York para hablar en las Naciones Unidas en 1960, donde aparece en la conocida foto donde se abrazan Fidel Castro y Nikita Jruschov. También viajó junto a Ernesto Che Guevara a Egipto y la Unión Soviética.


Exilio

Sin embargo, Pardo se vio muy afectado por esta situación en que se encontró.

Por un lado, apoyaba fieramente la revolución, pero no le gustaba el giro que estaba tomando hacia el comunismo. Ya en su viaje a la Unión Soviética en noviembre de 1960, chocó con la realidad de la vida en un país comunista. Más tarde afirmaría en una entrevista con un periodista cubano en 1988:

"En el momento en que decido irme tengo una posición preponderante. Castro me había distinguido mucho. Al regreso de un viaje a la Unión Soviética, en noviembre de 1960, hice algunas criticas, ya que, entre otras cosas, me chocó que el litro de leche tuviera el precio del equivalente a un dólar. Eso me costó una reprimenda por parte de algunos viejos comunistas. Aunque debo decir, en honor a la verdad, que con muchos de ellos mantuve buenas relaciones, en especial con Carlos Rafael Rodríguez. Esto lo comento sin acritud, pues fueron hechos que ocurrieron hace muchos años."

Sin apoyar al comunismo y siendo criticado por comunistas cubanos, Pardo al mismo tiempo era acusado de comunista por su radical apoyo a Castro. Su hija, que asistía al colegio Sagrado Corazón, dirigido por monjas, era acosada con estas acusaciones. También recibía amenazas de muerte de la oposición.

Dos de los opositores ue le hicieron el atentado del 9 de julio de 1960, fueron capturados y fusilados, y Pardo se sintió algo culpable.

Sin soportar toda esta situación, Pardo decide huir y dejar todo. En marzo de 1961 debía hacer un viaje a México para entrevistar a dirigentes. Preparando el viaje, fue a ver a Ernesto Che Guevara, quien le debía dar el dinero para el viaje. El Che le autorizó una cantidad muy pequeña de dólares, y le dijo al despedirse:

"Pardito, tengo la impresión de que vas a levantar vuelo."

Pardo se impresionó, pero esto no lo detuvo. En México desertó. Ahora estaba en la piel de los que tanto había criticado como "traidores a la revolución". En Cuba fue acusado de traidor, y de cobarde por supuestamente huir al saber que pronto, al mes siguiente, los Estados Unidos lanzarían la Invasión de Bahía de Cochinos, algo que Pardo negó siempre.

En el exterior fue acusado de ser espía de Castro. Mexico y España le niegan el asilo. En 1963 se fue a Cali, Colombia, con ayuda de un amigo y tras una oferta de trabajo como periodista, donde por fin recibe asilo. Aquí comienza de nuevo su carrera de periodista radial, haciéndose muy popular con sus programas.

Sin embargo, escarmentado, ahora Pardo evitaba la política, sólo trataba temas sociales. Nunca tocó al movimiento guerrillero ni a los narcotraficantes. Tampoco ingresó o colaboró con ninguna organización contrarrevolucionaria, aunque fue invitado. Así, de neutral, pudo mantenerse y sobrevivir.

En los años 70 y 80 lograba movilizar la población de Cali a diferentes actividades de la ciudad. Su programa "Mirador en el aire" en Todelar, paralizaba la ciudad, expresando su amor por el equipo Deportivo Cali, criticando a funcionarios, u organizando movilizaciones para campañas cívicas. Aparte de estos programas de radio y televisión, Pardo trabajó con la revista Cromos, El Tiempo, Caracol y el diario Occidente, donde tenía la columna 'Jueves de mirador', que por su popularidad duró 44 años, todo un récord.

Sus acciones devinieron famosas, como conseguir un avión para colocarlo en un parque infantil, traer al medallista olímpico estadounidense Mark Spitz para que nadara en la inauguración de una escuela pobre, o inventar el festival del mecato con sus degustaciones de dulces por la población.

En 1974 Pardo solicitó la ciudadanía colombiana, y el presidente Alfonso López Michelsen(mandatario en 1974-1978) se la otorgó. Entonces forma su Partido Movimiento Cívico, con el cual se postula para la alcaldía de Cali. No lo logra, pero su fuerza obtuvo siete escaños en el Consejo, siendo Pardo diputado del departamento del Valle del Cauca, cuya capital es Cali. Fue representante a la Cámara.

El presidente Belisario Betancourt (mandatario en 1982-1986) designó a Pardo como diplomático, siendo embajador de Colombia en República Dominicana y en Noruega.

Una de sus acciones más famosas, fue su célebre renuncia a comienzos de los 90 como presentador del programa de televisión "Noticiero de las 7", en plena presentación al aire.

Recibió en vida el Galardón Maestros de Maestros en el Premio de Periodismo Alfonso Bonilla, de Colombia.

En 2004 regresó por primera vez Cuba, tras 43 años de exilio. Visita la Clínica Camilo Cienfuegos, porque ya casi no veía. Viajó a Cuba para tratarse, por primera vez en media década. Al término del tratamiento, cuando iba a pagar, le informaron que por orden superior, no necesitaba pagar nada. Sintiendo la nostalgia por el pasado, relató que durante sus recorridos por La Habana, lloraba con frecuencia "como la Zarzamora" por las emociones.

En agosto de 2009 visita a su hija Bernardette en Estados Unidos. Al regresar a Colombia, sufre una hemorragia en el esófago y es hospitalizado en la Clínica Sebastián de Belalcázar, de Cali. Su estado se complicó con diabetes, hemorragia digestiva, bronquitis crónica. Finalmente un paro cardiaco terminó con su vida, el 8 de agosto de 2009, a los 86 años de edad.

El Concejo de Cali emitió ayer Resolución de Duelo, que fue leída durante sus exequias.

Pardo siempre mantuvo su amor por Cuba, y exclamó al regresar del exilio a Cuba:

"Al regresar a la Habana debo confesar que fue la emoción más grande que sentí en varios años, la Habana es tan bella que no la puede destruir una revolución, ni cien ciclones, ése es privilegio que deben tener todos los cubanos radicados en cualquier parte del mundo".

Fue autor de libros como "Memorias de la Sierra Maestra" (1960), "Pido la palabra" (1983), "Fidel y el Che" (1988), "Yo me acuerdo" (1994) y "Santería" (2001).


Familia

Se casó en 1950 con Maria Luisa Alonso, quien muere en 1980. Al año siguiente Pardo se casa con la ingeniera colombiana Elsy Calderón.

Su hija Bernadette Pardo (cuya madre fue llevada al hospital para parir por el mismo Fidel Castro) también trabaja como periodista, en Miami.

Labora en el diario El Nuevo Herald, y desde 1992 conduce el show de las mañanas en la estación de radio WQBA. En 30 años ha entrevistado a líderes como Fidel Castro (1991, 1993,1994) y Barack Obama (2008). Se graduó del Manhattanville College de Nueva York con especialidades en Literatura Inglesa y Estudios sobre Rusia, y de la Universidad de Stanford, en California.

También dejó un hijo, José Pardo Kroneman, fruto de una relación romántica.

Enlaces externos