Camilo Cienfuegos

De CubaMilitar
Saltar a: navegación, buscar
Camilo Cienfuegos
Camilo-Cienfuegos-1959-1.JPG
El Comandante del Ejército Rebelde
Camilo Cienfuegos
Apodo Señor de la Vanguardia, Héroe de Yaguajay
Nacimiento 6 de febrero de 1932
Bandera de Cuba.png La Habana, Cuba
Defunción 28 de octubre de 1959
Bandera de Cuba.png El mar al norte de Cuba
Lealtad Bandera de Cuba.png Cuba
Nacionalidad Bandera de Cuba.png Cubana
Residencia Bandera de Cuba.png Cubana
Servicio 1955-1959
Rango Comandante de la Revolución Cubana
Rama Infantería
Mandos * Jefe de la Columna N°2 "Antonio Maceo"
* Jefe del Campamento Militar de Columbia
* Jefe del Estado Mayor del Ejército
Acciones * Guerra de Liberación Nacional

Camilo Cienfuegos Gorriarán (La Habana 6 de febrero de 1932 - costas de Cuba 28 de octubre de 1959). Fue uno de los principales Comandantes de la Revolución Cubana junto a Raúl Castro y Ernesto Che Guevara; y Jefe del Estado Mayor del Ejército en 1959.

Infancia y juventud revolucionaria

Camilo en la infancia con su fusil Winchester de juguete
Camilo con sus padres Ramón Cienfuegos y Emilia Gorriarán, en enero de 1959

Camilo Cienfuegos nació en una humilde casa interior de Pocito Nº71, en Lawton, La Habana. Sus padres eran Ramón Cienfuegos Flores y Emilia Gorriarán Zaballa, anarquistas y republicanos españoles, provenientes de de Pravia (Asturias) y de Castro Urdiales (Cantabria) respectivamente.

Comenzó a estudiar en la Escuela Pública N° 96 San Francisco de Paula de La Habana. Por la difícil situación económica de su familia se vio obligado a mudarse varias veces, para al final regresar de nuevo a Lawton, donde terminó la escuela primaria en la Escuela Pública N°105 "Félix E. Alpízar".

Desde joven se mostró como amante de los deportes, sobre todo del béisbol, apasionado lector, amigo de hacer maldades, amable y risueño, pero muy respetuoso y serio ante sus tareas, solidario y humano. Era un bailador de primera. La ciudad de La Habana le encantaba, entre los lugares que más le cautivaba estaban la Acera del Louvre y San Francisco de Paula, quizás porque en este vivía el amor de su vida.

En 1948 había comenzado a involucrarse en la lucha política, participando en protestas, como contra el aumento de la tarifa de los ómnibus urbanos.

El mismo 1948, con 16 años, comienza a trabajar, en la sasntrería "El Arte" como mozo de limpieza.

Anhelando ser escultor, ingresa a la Universidad. En esa época establece amistad con otros jóvenes que tendrían un destacado papel en los sucesos posteriores, como Carlos Leijás, Israel Tápanes, Reinaldo Benítez y los hermanos Mario y José Fuentes.

Al producirse el Golpe de Estado en Cuba del 10 de marzo de 1952 de Fulgencio Batista, Camilo fue con sus amigos a la Universidad a buscar armas para resistir a la dictadura, pero sin éxito.

El 1 de abril de 1953, en busca de mejoras económicas, Camilo Cienfuegos y su amigo Rafael Sierra se van a los Estados Unidos con visa de turistas, y se quedan allí a trabajar como indocumentado, en labores de obrero industrial, camarero de restaurantes, limpiador de carteles.

Vinculado a los emigrados latinoamericanos, participa en diversas manifestaciones, y escribe para el periódico "La voz de Cuba" un crítico artículo contra Fulgencio Batista titulado "Identificación Moral". Por estas actividades en 1955 fue detenido en San Francisco por el departamento de inmigración, y finalmente deportado a México.

El 5 de junio de 1955 regresa a Cuba deportado, volviendo a su trabajo en "El Arte".

En Cuba Camilo de nuevo se involucra en la lucha contra el régimen de Batista.

Camilo herido en 1955, es atendido por el doctor Julio Martínez Páez. A su lado su madre Emilia

El 7 de diciembre de 1955 Camilo fue herido por un arma de fuego en una pierna, durante una manifestación en honor del héroe independentista cubano Antonio Maceo. Fue ingresado en el Hospital Calixto García, acompañado por su amigo Jorge Oscar Salazar de la Rosa.

Esto no le impidió participar el 28 de enero de 1956 en otra actividad política, el acto en conmemoración del 103 aniversario del nacimiento de José Martí en el parque Central. Esta vez fue golpeado y conducido al BRAC (Buró de Represión de Actividades Comunistas). Allí Camilo y su amigo Jorge Oscar Salazar de la Rosa fueron fichados como comunistas, con los expedientes 0340 y 0341 respectivamente.

En septiembre de 1955 Camilo contrajo matrimonio con Isabel Blandón, una enfermera salvadoreña con nacionalidad estadounidense, que había conocido en San Francisco, Estados Unidos, en el Centro Vasco de La Habana. Este matrimonio le costó a Camilo conflictos con su madre, a quien adoraba.

Pero gracias a la nacionalidad de eu esposa, en marzo de 1956 Camilo logra obtener una visa de residente en Estados Unidos, y se va a este país, tras sus problemas políticos y haber perdido el trabajo.

Expedición del Granma

En septiembre de 1956 Camilo rompe sus relaciones con su esposa, y se va a México otra vez.

Allí contacta con Fidel Castro, quien estaba organizando la expedición del yate Granma, para regresar a Cuba clandestinamente e iniciar la lucha armada contra Batista.

Pero la expedición ya estsba completa. Reynaldo Benítez le habló a Raúl Castro para que intercediera ante Fidel y lo dejasen integrarse a la expedición. Benítez le comenta:

"Es un muchacho de La Habana y quiere ir con nosotros, siempre hay uno que falla, vamos a hacer algo, él es flaco".

Entonces Raúl media por Camilo. A última hora faltan dos y viene. "Después me decía, hubieras podido entrar cómodamente en el Granma".

Así Camilo fue el último elegido para la expedición, y como no tenía entrenamiento militar suficiente, fue enviado rápidamente al campamento de entrenamiento Abasolo, Estado de Tamaulipas, donde recibió entrenamiento en guerra de guerrillas y práctica de tiro.

Guerra de Liberación Nacional

Raul Castro, Fidel Castro y Camilo Cienfuegos en la Sierra Maestra, 1958

Los 82 expedicionarios del Granma llegan a Cuba el 2 de diciembre de 1956 y desembarcan. Tres días depués, el 5 de diciembre, son sorprendidos y derrotados por el Ejército de Batista en la batalla de Alegría de Pío. En medio del caos y la desesperación de los expedicionarios, uno de los guerrilleros dice que hay que rendirse. En respuesta se oye un grito legendario:

¡Aquí no se rinde nadie, carajo!

Estas palabras gritadas durante el combate, durante 30 años se atribuyeron a Camilo Cienfuegos, pues así lo comentaba Ernesto Che Guevara en su diario de campaña. El grito se hizo famoso en Cuba y fue uno de los lemas de la revolución cubana. Sólo a mediados de los años 80, con el recrudecimiento de las relaciones con los Estados Unidos bajo el gobierno de Ronald Reagan, Fidel Castro reconoció oficialmente que el verdadero autor de la frase fue Juan Almeida Bosque, y que la afirmación del Che fue sólo una suposición.

En 1957

Para el combate de El Uvero, Camilo ya ostenta los grados de teniente y dirigía un pelotón. Por sus méritos combativos en la Sierra Maestra, asciende al rango de Capitán del Ejército Rebelde.

El 24 de marzo: Camilo es designado jefe de la vanguardia del Ejército Rebelde. Reencontrado el grupo de doce expedicionarios del yate Granma con otros combatientes incorporados a la insurrección, se sumaba a la pequeña columna un contingente de 53 hombres enviados por el extraordinario organizador y combatiente revolucionario Frank País García.

Ese envío permitió formar nuevas unidades. De la Columna N°1 "José Martí" de Fidel Castro surge otra nueva, la Columna N°4 del Comandante Ernesto Che Guevara. En esta columna Camilo es designado "jefe de la vanguardia". Por sus meritos en este cargo surge uno de los nombres con que fue conocido: "El Señor de la Vanguardia"

También aquí, en el seno de la lucha armada, nace una entrañable amistad entre él y el Che. Camilo participa en los combates de Bueycito, El Hombrito y Pino del Agua. Su valentía y arrojo contribuyen a formar el mito del "Señor de la Vanguardia".

En 1958

"Camilo está hecho un león en todo y es mi confianza actual"

Con sólo una frase definía así dos rasgos de la personalidad del Héroe de Yaguajay: el valor y la lealtad.

  • 31 de marzo: Camilo Cienfuegos es designado para el llano. Desde principios del mes había salido de la Sierra Maestra la Columna N°6 "Frank País", al mando de Raúl Castro, para operar en las lomas de Mayarí Arriba, y la Columna N°3 al mando de Juan Almeida Bosque, para operar en los alrededores de la ciudad de Santiago de Cuba. En esta fecha, de acuerdo con el plan estratégico del Ejército Rebelde, se decide extender el escenario de la guerra hacia otras zonas de la provincia oriental, específicamente hacia el llano, hacia la zona de Bayamo, Las Tunas y Manzanillo. Se crea así la Columna N°2 "Antonio Maceo", con un total de 29 hombres comandada por Camilo Cienfuegos, el Señor de la Vanguardia.

De esta forma Camilo se convirtió en el primer jefe del movimiento que llevaba el combate más allá de la Sierra Maestra, a los llanos del Cauto.

  • 1 de abril: Parte de El Dorado, Sierra Maestra, la Columna N°2 "Antonio Maceo" dirigida por Camilo, para operar en los llanos del Cauto.
  • 2 de abril: Llegan las tropas de Camilo Cienfuegos a los llanos del Cauto.
  • 15 de abril: El éxito de esa breve campaña de Camilo, en la cual hostigó las comunicaciones enemigas, llegó a incursionar en la ciudad de Bayamo y enfrentó al ejército en el combate de La Estrella, le valió ser ascendido en esta fecha por Fidel Castro al grado de Comandante.
  • 21 de abril: Camilo recibe una comunicación del Comandante en Jefe Fidel Castro en la que se le nombra comandante y jefe militar del triángulo entre las ciudades de Bayamo-Manzanillo y Victoria de las Tunas, zona donde libraria exitosas operaciones en su campana por los llanos del Cauto.
  • 4 de mayo: Camilo es asediado en La Estrella. Poco antes del mediodía y hasta la caída de la tarde, más de 500 soldados, tres avionetas, cuatro tanques y un helicóptero, asedian a Camilo y sus hombres en un cayo de sao. Seis veces intenta el enemigo llegar hasta los rebeldes y seis veces son rechazados. Al caer la noche, inexplicablemente, las tropas de asedio se retiran. En su informe a Fidel Castro sobre esta acción, Camilo enjuicia la cobarde postura del Ejército y se admira de que nunca antes había visto a los hombres pelear con tanto valor.
  • 24 de mayo: Combate en Las Cuchillas, zona de Bayamo.
  • 8 de junio: Camilo informa a Fidel sobre organización de Bayamo, Holguín y Las Tunas. Camilo tenía una prosa fácil, recurrente y no exenta de humorismo. En esta fecha, en un nuevo informe a Fidel Castro, le expresa:
"Ya tengo organizados los pueblos de Bayamo, Holguín y Victoria de las Tunas. (…) Ya estamos trabajando haciendo escuelas, en los próximos días comenzará a funcionar la primera. Esto será costeado por los señores acaudalados de estas zonas"
  • 18 de junio: regresa a la Sierra Maestra. Los siguientes meses permanece en la Comandancia de La Plata, participando en varios combates, entre ellos los de Vega de Jibacoa y Las Mercedes.
  • 27 de junio: La Columna N°2 de Camilo Cienfuegos arriba a La Plata. A Camilo y los 40 hombres de su Columna los anima el mismo pensamiento: ocupar el sitio donde más haya que pelear y cerrar el paso, por ese punto, a la ofensiva de la tiranía, que ataca con todas sus fuerzas. En esta fecha anota en su diario:
"Dicen los primeros partes que el ejército fue rechazado con grandes bajas, se están ocupando armas. Fidel nos dice que necesita que salga con veinte hombres a las dos de la mañana; sabe que estamos muertos de cansancio, pero dispuestos a participar en el combate a cualquier hora".

La Invasión de occidente

  • 18 de agosto: Camilo recibe la tarea de dirigir la nueva Columna N°2 "Antonio Maceo" del Ejército Rebelde, con 92 combatientes (sólo 82 armados). La orden militar del 18 de agosto de 1958 ponía en marcha uno de los planes más audaces y decisivos de la lucha insurreccional. He aquí un fragmento: Se asigna al Comandante Camilo Cienfuegos la misión de conducir una columna rebelde desde la Sierra Maestra hasta la Provincia de Pinar del Río, en cumplimiento del plan estratégico del Ejército Rebelde. La Columna Nº2 "Antonio Maceo", que así se denominará la fuerza invasora en homenaje al glorioso guerrero de la Independencia, partirá dos días después.

Al hablarle Fidel sobre los planes de invasión, Camilo, quien era fiel seguidor de Antonio Maceo, exclamó:

"Ese es el sueño de mi vida, el día que me mandes, bailo un mambo y un cha cha cha."
  • 20 de agosto: Recibe la orden de Fidel Castro de iniciar la invasión saliendo de El Salto con su Columna Nº2 "Antonio Maceo". Pero no puede, debido a las condiciones meteorológicas ocasionadas por el ciclón Hilda. Paralelamente a Camilo partiría otra columna guerrillera hacia occidente, la Columna N° 8 "Ciro Redondo" al mando de Ernesto Che Guevara.
  • 21 de agosto: Comienza la invasión de Oriente a Occidente. Impaciente por no cumplir la orden del Comandante en Jefe del 20 de agosto, al día siguiente Camilo inicia el recorrido de la invasión desde El Salto, al frente de los 160 guerrilleros de su Columna N°2 "Antonio Maceo", hazaña que marcaría hitos en la historia militar revolucionaria.
  • 6 de octubre: Los Comandantes Camilo Cienfuegos y Che Guevara cruzan la trocha de Júcaro.
El gobierno de Batista trata de asustar a la población de las Villas con Camilo y el Che Guevara
  • 7 de octubre: La Columna Invasora N°2 llega a Las Villas. Después de una marcha de 31 días por Camagüey y a 40 de haber partido desde Providencia, en la Sierra Maestra, y recorrer más de 400 kilómetros, la Columna Invasora Nº2 "Antonio Maceo" comandada por Camilo Cienfuegos, cruzó el crecido río de Jatibonico con el agua al pecho y una fuerte corriente. En su informe al Comandante en Jefe Fidel Castro, redactado horas después de su arribo a territorio de la hoy provincia de Sancti Spíritus, Camilo escribe:
"…¡El río Jatibonico! Se puso una soga, el agua daba al pecho y la corriente era fuerte. Yo besé la tierra villaclareña, todos los hombres estaban alborotados…”.

Una parte de la misión se había cumplido, y no cejarían hasta llevar la guerra a occidente, a Pinar del Río, y así reeditar la estrategia fundamental de nuestras guerras revolucionarias que en el siglo pasado culminara exitosamente el Lugarteniente General Antonio Maceo.

  • 14 de octubre: Instrucciones de Fidel Castro a Camilo, para que permaneciera en Las Villas y esperara al Che y a su Columna 8 "Ciro Redondo" para ayudarlo a establecerse, pues era necesario intensificar la lucha en las provincias de Oriente, Camagüey, Las Villas y Pinar del Río, y obligar al enemigo al empleo máximo de sus fuerzas en todos los frentes. También le orientó la creación de focos rebeldes, el estudio y preparación de los planes de avance reuniendo guías y haciendo contactos previos para sortear todas las eventualidades.
  • 18 de octubre: Carta de Camilo Cienfuegos a su hermano Osmany Cienfuegos, desde el escenario de la guerra, pero ya planeando el futuro:
"Más tarde voy a necesitarte, habrá mucho trabajo, tendremos la oportunidad de hacer grandes cosas, no la de tirar tiros; eso lo hace cualquiera, aunque es indispensable. Tenemos que hacer las mismas cosas que se han hecho en la Sierra y otras más; podrás ver realizados en una pequeñísima porción de tierra cubana tus viejos sueños de libertad aparejados con las otras libertades que nunca hemos tenido… La vida nada importa, si yo caigo otro tomará el mando de la tropa y ésta seguirá adelante".
  • 31 de octubre: Camilo toma el Cuartel de Venegas, al frente a la Columna N°2.
  • 23 de noviembre: Camilo Cienfuegos y su columna atacan y ocupan el Cuartel de Zulueta, en Las Villas.

La Batalla de Yaguajay

  • 21 de diciembre: Comienza la Batalla de Yaguajay. El cuartel de Yaguajay, en la zona norte de Las Villas, constituía uno de los objetivos en el plan del comandante Camilo Cienfuegos durante La Invasión a Occidente. En el cuartel se encontraban el Escuadrón 37 más efectivos reunidos de las localidades aledañas, en total 350 hombres al mando del capitán de ascendencia china Alfredo Abón Lee, quien resistiría ferozmente los ataques de Camilo. El cerco al cuartel lo comenzó la mañana del 21 de diciembre la vanguardia de la columna de Camilo, al mando del comandante Félix Torres y del capitán William Gálvez.
  • 22 de diciembre: Camilo llega de Zulueta y se une a su vanguardia, reforzando el cerco del cuartel de Yaguajay. En estos momentos ya contaba con unos 250 hombres.
  • 24 de diciembre: Por la madrugada los rebeldes toman el Hotel Plaza de Yaguajay, la Estación de Policía, el Ayuntamiento, la Colonia Española y la Planta Eléctrica, cuyos defensores huyeron hacia el recinto militar, pero sufrieron 18 bajas entre muertos, heridos y cautivos. El Ejército Rebelde arreció el fuego. Los militares sufren numerosas bajas.

A las 10 de la mañana el jefe de la posición militar, capitán Abón Lee, pidió una tregua para hablar con los rebeldes. El entonces capitán Antonio Sánchez Díaz, “Pinares”, entra en el reducto enemigo para hablar con Lee, incitándolo a la rendición. El “Chino” maniobra y pide más tiempo, por lo que Camilo viene personalmente a hablar con él. Pero tampoco esta vez acepta rendirse. Luego lo visitaría de nuevo y les llevaría obsequios a los soldados, pero su jefe seguía tenaz. Al no llegar a un acuerdo, el combate continúa.

Este día en la parte trasera del cuartel perecen el joven rebelde Joaquín Paneca, quien este mismo día cumplía 17 años, y otros rebeldes resultan heridos.

Como los gruesos muros del Escuadrón 37 son inmunes a la fusilería y armas automáticas de que disponen los atacantes, Camilo apoya la iniciativa de construir en el central Narcisa (luego Obdulio Morales) un carro blindado artesanal, hecho sobre la base de un buldócer, al que blindan con planchas de acero y lo dotan de un lanzallamas.

El así llamado Dragón 1, por ser el primer “tanque” fabricado por sus tropas y “echar candela por su boca”, ataca por tres noches consecutivas la fortaleza sitiada causando un fuerte impacto psicológico en sus defensores. Pero tiene con pocos efectos prácticos, pues el ingenio sufrió desperfectos técnicos, y además fue averiado por impacto directo de bazuca desde el cuartel.

Al fracasar este intento, Camilo intenta rendir a los cercados tratando de incendiar el cuartel, lanzando contra su parte trasera un vagón de ferrocarril cargado de explosivos. Pero el vagón no estalla, aunque logra derribar parte del muro exterior del cuartel y su cocina, pero sin consecuencias decisivas.

  • 31 de diciembre: Concluye la Batalla de Yaguajay, tras 11 días de asedio al cuartel.

Este día los rebeldes recibieron un mortero y una bazuca enviados por Ernesto Che Guevara. El argentino había visitado a Camilo varias veces para conocer la marcha de la acción. Al ver las dificultades de Camilo, le envío este mortero y bazuca como refuerzo. El argentino no cesó de aconsejarle prudencia para preservar a sus hombres de una inmolación inútil, y evitar que los cercados escaparan por mar con la ayuda de unidades navales del régimen.

Con el fuego de la bazuca comienza a desmoronarse del muro frontal del cuartel mientras que el mortero hacía fuego hacie su interior. El número de militares heridos por el mortero aumenta, y a las 6 de la tarde el Chino Abon Lee acepta la capitulación.

El camino de Camilo hacia la Habana estaba abierto. Por esta victoria encarnizada, camilo recibió su otro sobrenombre de "Héroe de Yaguajay".

Camilo usó en los ataques al cuartel un blindado improvisado, el Dragon-I. Se trataba de un buldozer con chapas blindadas, fabricado en los talleres del Central Narcisa.

Tras el triunfo revolucionario

El nuevo jefe del Ejército Camilo Cienfuegos probando un fusil
Camilo con Ernesto Che Guevara y el nuevo presidente Manuel Urrutia, en el Palacio Presidencial, enero de 1959
Revista Verde Olivo, número 3 del 2009. La revista fue fundada el 10 de abril de 1959 por los Comandantes Ernesto Che Guevara, Camilo Cienfuegos y Raúl Castro.
Camilo y el capitán Rafael Ochoa en el Memorial Lincoln, Washington, Estados Unidos, febrero de 1959
"Contra Fidel, ni jugando", exclama Camilo el 24 de junio de 1959 en un partido de baseball
  • 1 de enero: Camilo parte de Yaguajay hacia Ciudad de La Habana con su Columna #2 Antonio Maceo, por orden de Fidel Castro. Queda al mando del territorio el comandante Félix Torres. Camilo llegará a La Habana al día siguiente.
  • 2 de enero: Camilo toma el Campamento Militar de Columbia, en La Habana. Al mediodía de este día Camilo había salido de Matanzas rumbo a La Habana, al frente de la Columna Invasora N°2 "Antonio Maceo" y arriba a Columbia, la mayor fortaleza de Cuba.
  • 3 de enero: Camilo asume la jefatura de las Fuerzas Armadas de Cuba en La Habana.
  • 4 de enero: Camilo ordena el envío de un avión desde La Habana a la Argentina, para recoger a la familia del Ernesto Che Guevara y a los revolucionarios cubanos exilados en Argentina.
  • 8 de enero: La Caravana de la Libertad de Fidel Castro llega a La Habana. La Columna N° l "José Martí" entra a la capital por el municipio Cotorro, donde lo estaba esperando el comandante Juan Almeida Bosque, quien le llevaba a su hijo Fidelito. El niño fue subido al tanque Sherman de Fidel, y así siguieron por la capital. En el entronque de La Virgen del Camino Camilo Cienfuegos se les unió.

Al llegar al Palacio Presidencial Fidel habla al pueblo, exponiendo los problemas más candentes de aquellos momentos. Por la noche de nuevo Fidel se dirige a las masas, desde el polígono del Campamento Militar de Columbia (hoy "Ciudad Escolar Libertad"). El discurso se hace famoso por dos momentos: en medio del discurso una paloma blanca se posó en el hombro de Fidel. Y luego el líder se volvió hacia Camilo y le preguntó:

- ¿Voy bien, Camilo?

- Vas bien, Fidel

Surgía así la célebre frase que sintetizaba la inmensa confianza depositada por Fidel en su compañero de armas. El pueblo, por demás, también acogió la expresión y la hizo suya. Allí Fidel anunció a todos que a la Revolución todavía le quedaba mucho camino por delante.

  • 9 de enero: Ernesto Che Guevara recibe a sus padres en La Habana, en el aeropuerto Rancho Boyeros (hoy José Martí). Llevaban seis años sin verse, desde julio de 1953. Con los padres Ernesto Guevara Lynch y Celia de la Serna llegaron desde Buenos Aires sus hijos Juan Martín y Celia, y el novio de esta última, Luis Rodríguez. El día 4 de enero la familia se había enterado del que Camilo había ordenado el envío del avión desde La Habana a la Argentina.

"La América completa tiene sus ojos puestos en esta causa. En nuestras manos está hacer posible el verdadero triunfo de la Revolución".

  • 18 de febrero: El gobierno revolucionario mediante resolución firmada por Camilo, disuelve el Buró de Represión de Actividades Comunistas (BRAC), el Servicio de Inteligencia Militar (SIM), el Buró Represivo de Actividades Estudiantiles (BRAE), y otros tenebrosos centros de la tiranía batistiana, tristemente célebres por sus atropellos. Con aquella medida, la naciente Revolución hace desaparecer instituciones que el pueblo repudiaba por sus abusos, torturas y crímenes.
  • 22 de febrero: Visita Estados Unidos, las sesiones de las Naciones Unidas en Nueva York, y Washington. Le acompañan otros jefes rebeldes, como Juan Almeida Bosque, Pedro Miret, y otros.
  • 22 de febrero: Anuncia que ya funciona la Sección de Cultura del Ejército Rebelde, para la superación de los hombres.
"Finalizados estos siete años de luto y sangre, el pueblo, representado por el Ejército Rebelde derriba estos muros, residuos de una tiranía, y le dice a la ciudadanía: otra posta más"

Meses después, en septiembre, el enclave militar sería convertido en lo que es actualmente: la Ciudad Escolar Libertad, y se entrega al Ministerio de Educación.

  • 26 de abril: Camilo habla en una concentración en Zulueta, pueblo de la parte central del pais que había liberado con su columna invasora y que lo declara hijo adoptivo. Modestamente, el Señor de la Vanguardia expresa que los honores son para quienes dieron la vida por la patria y pide a los pobladores que lo acompañen a depositar flores a José Martí para, juntos, jurar lealtad a la Revolución. Mientras, en su ultimo día de visita privada a Estados Unidos, Fidel ofrece una conferencia en la Universidad de Harvard. Con anterioridad, había sostenido encuentros con estudiantes de las universidades de Princeton y Columbia.
"Contra Fidel, ni jugando"

Al final la victoria corresponde a la PNR, 3 carreras por 0.

  • 27 de junio: Participa Camilo Cienfuegos en la premier del documental "Esta tierra nuestra" realizado por el Departamento de Cultura del Ejército Rebelde.
  • 26 de julio: Camilo montando un caballo blanco cenizo, dirige una caravana de 1.200 jinetes campesinos, que viaja desde Yaguajay hasta La Habana, que asistirían al primer acto por el "26 de Julio" después del triunfo de la Revolución.

Arresto de Huber Matos

Camilo y Huber Matos juntos en una actividad, 1959
Camilo con sus hombres en el cuartel de Camagüey, durante el arresto de Matos
Huber Matos arrestado junto a varios de sus oficiales

El 19 de octubre de 1959 el Comandante del Ejército Rebelde Huber Matos, jefe de la Columna N°9 "Antonio Guiteras" y actual Jefe del Regimiento Agramonte II y por tanto, jefe militar de la provincia de Camagüey, por segunda vez manda una carta de renuncia a Fidel Castro, sin obtener respuesta de la primera.

Matos estaba descontento por el cada vez más abierto giro del gobierno revolucionario hacia el comunismo y la dictadura, a lo cual se oponía. También estaba descontento porque sus ambiciones desmesuradas de poder, no se habían cumplido. Matoc comenzó a conspirar e intentó involucrar no sólo a la guarnición militar, sino a otras provincias y a sectores del pueblo camagüeyano. Para el 21 de octubre, se preveía

Fidel Castro vio en el comandante Matos una rivalidad y un gran peligro a su poder, porque podía usar las tropas a su mando para rebelarse. Castro ordena a Camilo volar inmediatamente a Camagüey, y arrestar a Matos y sus hombres más cercanos, acusándolos de traición a la revolución.

El 21 de octubre por la madrugada, luego de una reunión con Fidel, Raúl y otros altos oficiales de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Camilo Cienfuegos, Jefe de Estado Mayor, se dirigió a una compañía de soldados del Batallón de Seguridad y les dice:

"Ha llegado el momento de hacer otro sacrificio por la Patria –les dijo el Héroe de Yaguajay. Fidel y Raúl nos han dado la misión de partir enseguida para Camagüey, donde tendremos que defender una vez más a la Revolución, ahora de una vil traición"

A las 6:00 de la mañana del 21 de octubre llegó Camilo Cienfuegos al aeropuerto de Camagüey. Luego de visitar la Jefatura Provincial de Policía, llegó alrededor de las 7:00 de la mañana al Campamento Militar sede de Hubert Matos.

Tratando de evitar derramamiento de sangre, Camilo ordenó a sus acompañantes que lo dejaran entrar solo: "Este asunto lo resuelvo yo personalmente", les dijo. Y al encontrarse ante Matos, le dijo:

"Yo como jefe del Ejército Rebelde asumo el mando en Camagüey, estás preso".

Uno de los oficiales de Matos trató de resistir, pero fue desarmado con un culatazo. El resto comenzó a discutir enérgicamente con Camilo, defendiendo a Matos. Pero Camilo trata de convercerlos de que están equivocados, aunque arresta a varios hombres más de Matos.

Horas después de que Camilo toma la situación bajo control, Fidel Castro también viaja a Camagüey. Se reúne con Camilo en el patio interior del INRA. Luego ambos, acmopañados por una multitud de 30.000 camagüeyanos, van al campamento militar. En el acto multitudinario en el propio cuartel Agramonte, Camilo expresa:

"Esta Revolución irá hasta sus límites finales, esta Revolución irá hasta la meta trazada, esta Revolución —como en los días de la guerra— tiene solo dos caminos: vencer o morir... ¿hasta dónde vamos? —se nos pregunta— y nosotros decimos que vamos con esta Revolución hasta el final."

Al día siguiente 22 de octubre, Camilo publica una nota en el periódico lo cal "Adelante", donde daba gracias al pueblo camagüeyano por su patriótica y revolucionaria actitud:

"Tu presencia en el campamento Agramonte ayudó a solucionar una nueva traición a la Patria. Hombres habrá traidores, pero pueblos no y mucho menos Camagüey."

Matos fue arrestado, e inmedatamente enviado a La Habana, donde fue confinado en el Castillo del Morro, a la esoera de juicio, acusado de alta traición.

El 23 de octubre, Camilo apareció en el Canal 11 de la televisión de Camagüey, para informar al pueblo sobre el arresto de Matos.

Luego de reorganizar el ejército en Camagüey y efectuar cambios en el gobierno de la provincia, Camilo regresó a La Habana el 25 de octubre.

Como consecuencia de estos sucesos, Huber Matos es llevado a los tribunales, que culminará con el encarcelamiento de Matos durante 20 años.

Fotos mutiladas

En esta famosa imagen de Fidel y Camilo entrando a la Habana, la imagen de Huber Matos a la derecha fue eliminada, quedando sólo la mano de Matos aferrando su pistola ametralladora M3, el 8 de enero de 1959

Una de las fotos más famosas de la revolución cubana, es la que refleja a dos líderes revolucionarios, Fidel Castro y Camilo Cienfuegos, entrando victoriosamente a la Habana el 8 de enero de 1959.

En realidad, en la foto original a la derecha se veía a un tercer líder, Huber Matos, quien fuera eliminado de la imagen.

Los tres iban montados en el jeep de la Columna N°17 "Abel Santamaría", que formaba parte de la vanguardia de la Caravana de la Libertad entrando a la Habana.

Tras el arresto de Matos el 21 de ocrubre de 1959, estas fotos fueron censuradas y mutiladas en Cuba, dejando en ellas sólo a Fidel y Camilo, pero ocultando la sección de la foto con la figura de Matos. Así se borraba a Matos de la historia oficial de la victoria revolucionaria, en una emulación de los métodos de la propaganda stalinista.

De la importancia simbólica que se da a esta foto en Cuba, habla el general William Gálvez, compañero de Camilo:

"Hay una foto, ya histórica, que se ha convertido con justicia en símbolo del triunfo de nuestra Revolución. Fue tomada el 8 de enero de 1959, al cabo de seis años de la dura lucha que se inició en el Moncada, se continuó en la cárcel, en el exilio, en la expedición libertadora del Granma y, la invasión rebelde, finalmente, culminó tras 25 meses de heroica guerra revolucionaria en las montañas, campos y ciudades: Fidel entra victorioso en La Habana; el pueblo lo aclama con desbordada manifestación de júbilo, a su lado, ametralladora en mano, montando guardia junto al jefe de la Revolución, como en los primeros y azarosos días de la Sierra Maestra, va Camilo.


Pudiera decirse que esta foto es también como un símbolo del cariño entrañable, la devoción fraterna y la lealtad infinita de Camilo hacia Fidel, que nuestro Comandante en Jefe reciprocaba a su vez con el afecto y la confianza más absolutos."

Último discurso

Camilo pronunciando su último discurso, ante una multitud frente al Palacio Presidencial.

El 26 de octubre Camilo pronuncia su último discurso, ante una multitud frente al Palacio Presidencial.

Poco antes, el 21 de octubre, el mismo día del arresto de Huber Matos, se había producido un incidente aéreo, cuando una avioneta proveniente de Estados Unidos sobrevuela la Habana, tripulada por Pedro Luis Díaz Lanz, ex-jefe de la Fuerza Aérea Revolucionaria, que había desertado hacia Estados Unidos. El incidente causa 2 muertos y 50 heridos, víctimas de las que se acusaron mutuamente el gobierno cubano y Díaz Lanz.

Camilo se dirigió al acto desde el Campamento Militar de Columbia, y en su trayecto hasta la Avenida de las Misiones recogió el saludo de miles de gargantas que con inmenso fervor y cariño gritaban su nombre.

Cerca ya del lugar del acto, el antiguo Palacio Presidencial (hoy sede del Museo de la Revolución), le comentó al capitán Jorge Enrique Mendoza, quien le acompañaba en el pequeño auto descapotado:

"Qué equivocados están los fatuos que se creen que los aplausos y los saludos del pueblo son para ellos. Yo contesto a los saludos con igual cariño, porque sé que no me saludan a mí, sino a la Revolución."

No estaba previsto que Camilo hablara ese día. Pero Raúl le pone la mano por encima y le dice:

Raúl: Tú eres el que va a hablar.
Camilo: ¡Yoooo, si no estoy preparado!
Raúl: Dices lo que te salga del corazón.
Camilo: ¡Bueno si es así, sí!

En su último discurso (moriría dos días después) Camilo Cienfuegos expresó:

"Porque el pueblo cubano sabe que por cada traidor que surjan, habrán mil soldados rebeldes que estarán dispuestos a morir defendiendo la libertad. Porque hoy se demuestra que lo mismo que supieron morir 20 mil cubanos por lograr esta libertad y esta soberanía, hay un pueblo entero dispuesto a morir si es necesario por no vivir de rodillas

....

Que no piensen los enemigos de la Revolución que nos vamos a detener, que este pueblo se va a detener; que no piensen los que envían los aviones, que no piensen aquellos que tripulan los aviones que vamos a postrarnos de rodillas y que vamos a inclinar nuestras frentes. De rodilla nos pondremos una vez y una vez inclinaremos nuestras frentes y será el día que lleguemos a la tierra cubana que guarda 20.000 cubanos, para decirles: "Hermanos, la Revolución está hecha, vuestra sangre no se derramó en balde!"

....

¡Adelante Fidel, que el Ejército Rebelde está contigo!"

Y agregó su famosa cita:

"Para detener la revolución cubana primero tiene que morir un pueblo entero y si eso llegara a suceder se harán realidad los versos de Bonifacio Byrne:

"Si deshecha en menudos pedazos
Llega a ser mi bandera algún día,
Nuestros muertos, alzando los brazos,
La sabrán, defender todavía."

Diciendo ésto, Camilo lanza a la multitud su famoso sombrero, que hoy se conserva en el Museo de la revolución (antiguo Palacio Presidencial)

Tras hablar Camilo, Fidel Castro anuncia la creación de las Milicias Nacionales Revolucionarias (MNR), el comienzo del desarrollo masivo de las milicias obreras, campesinas y estudiantiles. El armamento del pueblo, la conversión de decenas y centenares de miles de hombres y mujeres en soldados de la Revolución, dispuestos en cualquier momento a cambiar los instrumentos de trabajo o los libros por los fusiles. Las MNR fueron las antecesoras de las actuales Milicias de Tropas Territoriales (MTT).

“Esos que luchan no importa donde, son nuestros hermanos”, fueron otras de las palabras de Camilo en este discurso.

Desaparición polémica

Avión Cessna-310 de la Fuerza Aérea Revolucionaria que sirvió a Ernesto Che Guevara, similar al de Camilo. Museo del Aire de la Habana
Fidel Castro se dirige al DC-3 "Sierra Maestra" durante la búsqueda del desaparecido Camilo

El 27 de octubre tras el trabajo, Camilo cena por la noche en La Habana con el comandante William Gálvez, y le comenta que al día siguiente hará un breve vuelo ida y vuelta a Camagüey. En esta cena también le dice a Gálvez, aludiendo al arresto de Huber Matos y el incidente aéreo del dia 21:

"Debemos estar alertas... las últimas traiciones obedecen a un plan no concluido aún. Esta gente no quiere Revolución, esta gente está equivocada, no han calibrado bien a Fidel, no se han dado cuenta del apoyo de todo el pueblo a Fidel y a la Revolución, pero no nos van a detener, seguro."

El 28 de octubre de 1959 Camilo Cienfuegos por la mañana temprano vuelve a volar a Camagüey, para concluir las actuaciones del caso de Huber Matos y depurar responsabilidades.

El avión de Camilo era un bimotor Cessna-310C de 5 plazas, con el registro N°53 de la Fuerza Aérea Revolucionaria (FAR). El piloto de Camilo, Aldo Lozano, estaba enfermo y manda a buscar con urgencia al piloto Luciano Fariñas.

Despegan de La Habana a las 12:02 del mediodía, con las cinco plazas ocupadas: íban Camilo, el capitán Senén Casas Regueiro, el sargento Félix Rodríguez (escolta de Camilo), y su ayudante y amigo Jorge Oscar Salazar de la Rosa.

Aterrizan en Camagüey, donde todos bajan, excepto Senén Casas, que sigue el vuelo a Santiago de Cuba. Tras terminar sus gestiones en Camagüey y regresar el avión, el grupo se apresta a regresar a La Habana. Pero antes de despegar, se aparece un jeep que enciende y apaga las luces insistentemente. El grupo se alarma, y Camilo ordena a Jorge ver qué sucede. Era el coordinador del Movimiento 26 de Julio en Ciego de Avila. Informa que se habían presentado problemas en ese lugar, entre los obreros y la administración norteamericana. Camilo le dice a Jorge:

"Quédate y ayuda en la solución, espérame mañana en el aeropuerto de Ciego, que yo voy para el Central."

Jorge se queda, y Camilo despega a las 6:01 de la tarde desde el aeropuerto de Camagüey, junto a su piloto Luciano Fariñas y su escolta Félix Rodríguez.

Pero inesperadamente, Camilo Cienfuegos desaparece misteriosamente para siempre. Contaba 27 años de edad.

Nunca llegaron a su destino, ni se pudieron encontrar restos de Camilo o sus compañeros, o de su avión. Tampoco su avión emitió ninguna llamada de auxilio. Luciano Fariñas era un experimentado piloto con 2.000 horas de vuelo.

El 30 de octubre de 1959 el periódico "Revolución" daba cuenta en primera página:

"Se hace saber a la opinión pública que el día 28, a las 6:01 pm salió del aeropuerto de Camagüey el avión bimotor de las FAR, marca Cessna 310 No. 53 de cinco plazas, rumbo a La Habana, conduciendo al jefe del estado mayor del Ejército Rebelde, Comandante Camilo Cienfuegos ... desgraciadamente no ha llegado a su destino".

Inmediatamente se inició la busqueda de Camilo, dirigida por Fidel Castro. Durante 15 días 70 aviones militares y civiles, embarcaciones pesqueras y pobladores en general, recorrieron toda Cuba con la esperanza de encontrar a uno de sus más queridos hombres. La búqueda se centró en la zona comprendida desde Ciego de Avila hasta Matanzas, por su costa norte.

Aviones de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, también ayudaron participando en las búsquedas de Camilo.

Pero todo fue en vano. El 12 de noviembre, al fracasar las búsquedas, Fidel Castro habló por televisión, dando todos los detalles de la intensa y angustiosa búsqueda del popular héroe, confirmando su pérdida definitiva después de dos semanas de incesante búsqueda:

"Lo que el pueblo tiene que pensar es ¿de dónde salió Camilo? ... Camilo salió del pueblo ... no era ningún privilegiado, no tuvo aquellos honores y aquella gloria porque alguien se las diera, sino porque se las ganó. Y el consuelo que debe tener nuestro pueblo es que en el pueblo hay muchos Camilo y Camilo seguirá viviendo en hombres como él, seguirá viviendo en hombres que se inspiren en él. Porque lo único que nosotros podemos pedirle a nuestro pueblo es que, cada vez que la patria se encuentre en una situación difícil, en un momento de peligro, se acuerde de Camilo y cada vez que nuestros compatriotas vean que el camino es largo y difícil se acuerden de Camilo, de lo que hizo, de cómo nunca perdió la fe en los instantes más difíciles y cómo supo hacer grandes proezas".

En esta comparecencia, Fidel no dice nada de la ayuda prestada por la aviación norteamericana.

Otras versiones sobre la muerte de Camilo

La versión oficial cubana de la muerte de Camilo Cienfuegos, es la más probable y natural. Dice que había muy mal tiempo entre las provincias de Camagüey y Matanzas, y el piloto de Camilo posiblemente quiso evitar la tormenta, bordeándola por el norte sobre el mar, pero se quedó sin combustible y cayó a las aguas.

En la versión del exilio cubano, lidereada por Huber Matos, la desaparición de Camilo Cienfuegos supuestamente fue un asesinato ordenado por Fidel Castro, Raúl Castro y Ernesto Che Guevara, recelosos por la gran popularidad rival de Camilo, y su cercanía y amistad con anticomunistas como el mismo Huber Matos. Según esta versión, Camilo era un estorbo en el camino hacia el comunismo, y tras su muerte, muchos de sus hombres fueron eliminados de sus cargos o murieron oportunamente, como Cristino Naranjo.

El caso más famoso de hombres de Camilo reprimidos, fue el del general de división Arnaldo Ochoa Sánchez, fusilado en 1989.

Según Huber Matos, Camilo era su amigo personal y le era muy penoso cumplir con la orden de Fidel de arrestarlo.

La versión de Matos afirma que existen los siguientes elementos estaban en contra de la versión oficial:

  • Los archivos metereológicos no muestran un mal tiempo ni de turbulencias en la zona entre las provincias de Camagüey y Matanzas, como dice la versión oficial.
  • El piloto Luciano Fariñas Rodríguez tenía más de 2,000 horas de vuelo y una vasta experiencia tripulando este tipo de avión.
  • En la cinta magnética donde quedaron registrados los datos del vuelo del avión Cessna-310 de Camilo, también registró el despegue 4 minutos después de un caza británico tipo Sea Fury de la FAR, (algunos dicen que piloteado por el piloto personal de Raúl Castro), con sus cañones de 20mm desenfundados.
  • El piloto del caza desapareció horas después de que regresara a Camagüey sin que se conozca su paradero.
  • El mecánico de aviación que revisó al Sea Fury a su regreso y que, al parecer, reportó que traía el cañón ametrallador sin munición alguna, falleció ese mismo día atropellado por un automóvil, y el caza Sea Fury desapareció.
  • En la zona de Caibarién, Las Villas, un pescador afirmó haber visto un avión caza atacando a una avioneta, y hace comentarios. Poco después fue trasladado a La Habana para ser interrogado, pero desapareció.
  • El capitán Cristino Naranjo, amigo personal de Camilo y oficial de la Columna Invasora que éste comandaba, en aquel momento estaba al frente del Batallón de Seguridad del Estado Mayori, inició una investigación por su cuenta. Sin embargo, días después, el 12 de noviembre, fue baleado al entrar al Campamento Militar de Columbia junto a su chofer Luis Nieves Peña, porque supuestamente no se había identificado. El ejecutor era el capitán Manuel Beatón, que poco después se alzó en armas, fue capturado el 23 de marzo de 1960 y sumariamente ejecutado.

Huber Matos afirma que cuando se enteró de la desaparición de Camilo, pensó:

"Yo inmediatamente pensé que Fidel lo mató. Lo mataron por mi caso, Camilo era una víctima de Castro, quien estaba celoso de su popularidad".

Según Matos, Camilo se le quejó en reiteradas ocasiones, de la creciente infiltración comunista en las filas de la revolución. Matos añadió que Castro mientras tanto ya había empezado a criticar a Cienfuegos a mediados de enero de 1959, llamándolo descuidado, borracho, bohemio, que las mujeres lo vuelven loco, el pueblo lo ama, pero es un desastre.

Los detractores de la versión de Matos afirman, que ésta es falsa y se debe al resentimiento de Matos por los 20 años de prisión sufridos.

Existen testimonios de otros miembros del Ejército Rebelde que apoyan esta versión.

La búsqueda por doquier de los restos del avión y del cuerpo de Camilo fue constante durante muchos días, no sólo por parte de las Fuerzas Armadas, sino también por todo el país. El diario "Revolución" desplazó a dos de sus reporteros. Uno de ellos era Guillermo Cabrera Infante y el otro, Jessy Fernández. El primero de ambos narró años después, en el exilio, que aquellos días Fidel parecía disfrutar apaciblemente tras las jornadas de búsqueda organizando cacerías de vacas en el campo y otras actividades de ocio, hasta el momento de mostrarse en TV, cuando aparecía con rostro dramático y severo para informar a la población de la infructuosas tareas de localización que se estaban desarrollando.[1]

Otras versiones de miembros del Ejército Rebelde, entre ellos la del capitán Eliecer Grave de Peralta, aseguran que el vuelo de Camilo recibió una llamada por radio para que se desviase hacia la Ciénaga de Zapata, al sur de la isla.

El Comandante del Ejército Rebelde, Jaime Costa, asaltante del Cuartel Moncada en 1953 y expedicionario del Granma, hace un relato aún más fenomenal y en primera persona como testigo de los hechos.

En su libro "El clarín toca el amanecer", Jaime Costa cuenta que el comandante Juan Almeida Bosque, otro de los líderes de la revolución y también asaltante del Moncada, le propuso acompañarle por aquellos días en las misiones diarias que desempeñaba, en avión o en automóvil, a las órdenes directas de Fidel. En una de esas ocasiones, Almeida recibe instrucciones de dirigirse en vuelo hacia Varadero, a unos 90 kms de la capital. Allí se encuentran con Fidel y con Osvaldo Dorticós, el entonces presidente formal de la República. 
Les ordenan sumarse a una comitiva de vehículos, atraviesan en dirección al sur, hacia la Ciénaga de Zapata, la carretera central de Cuba, y después de una hora y media de viaje, llegan a una finca donde se encuentra una pequeña pista de aterrizaje de las que se usan para el despegue de aviones de fumigación.

Asegura Jaime Costa que allí había una avioneta Cessna-310 aparcada en un rincón de aquel campo de aterrizaje, que identificó sin ningún género de dudas como la del comandante Camilo Cienfuegos, la cual, supuestamente, estaba siendo buscada denodadamente por todo el país.

El relato de Costa asevera con toda clase de detalles que en el interior del caserón se produjo una acalorada de discusión de horas, que subía y bajaba de tono, en la que participaban Fidel Castro, Raúl, Osvaldo Dorticós, el jefe de la policía Ramiro Valdés, Emilio Aragonés ("Pancho") y otros altos mandos, en torno a la figura de Camilo Cienfuegos, del que también se podían escuchar sus voces y sus argumentos. Cada cierto tiempo, entraban unos y salían otros de la reunión.

Así lo relata Jaime Costa en su libro:

"Al poco rato, el silencio imperante hasta entonces fue roto abruptamente, comenzando a oirse voces altas, gritos a veces, exclamaciones e imprecaciones, de un tono más alto… oí la voz tiplada de Raúl, como es habitual cuando él quiere imponerse y hacerse oir, puse atención y no oi más a Raúl. El vocerío venía de una de las casas próximas a la residencia en que nosotros estábamos. Hubo unos minutos de silencio, y luego la voz de Fidel, como expresando una conclusión que decía:

"El pueblo es el que te condena, nosotros no, y te condena porque quieres ser más que yo, y eso lo destruiría todo y se hundiría la revolución".

Después, la voz de Camilo que decía:

- ¡Qué carajo la revolución!, si tú sabes que esto se ha jodido por la cantidad de parásitos comunistas que tú has traído al gobierno, y que todas las acusaciones no son más que intrigas de los comunistas con los cuales yo he estado en conflicto desde hace tiempo, y no me soportan, porque no pueden manejarme.

Sonaron golpes como si fueran manotazos dados sobre una mesa, y después un golpe seco, como si un cuerpo hubiera sido lanzado contra la pared de madera. Y un balbuceo de Dorticós, que decía:

- Ya ves, ya ves -y se extendía en expresiones que sólo capté a retazos. Otra vez Camilo, que decía:

- Ahí tienes a Dorticós, intrigante número uno, por entregar la revolución a los comunistas, que cuando nosotros luchábamos, era un miserable botellero de Batista, aspirante a aristócrata, que se ha convertido en el abrepuertas del Partido Comunista.”

Ahora Dorticós, irritado, que le decía:

-Te opones a todo, te disgusta todo, te atraviesas en todo. No quieres la nueva estructura del Ministerio del Interior, no quieres que se reorganicen las fuerzas armadas, te opones a todos y no cooperas en ninguno de los nuevos planes, y es más, hay un acto, tú esperas llegar exactamente cuando Fidel está hablando, para que se interrumpa el discurso y Fidel tenga que callarse hasta que la gente termine de aplaudirte, para después continuar. Eso lo has hecho veinte veces en el último tiempo, y tú sabes, y todo el mundo sabe, que el Ejército es un semillero de conspiraciones, y que lo de Huber no fue por gusto y que tú fallaste y que si te dejamos seguir, lo que estabas haciendo, hubiera sido un desastre.

Camilo, sin darle respuesta a lo dicho por Dorticós, decía:

-¿Tú crees, Fidel, que con tipos como éste, que no es más que un oportunista y un aprovechado, se puede salvar la revolución, cuando se pasa la vida intrigando contra los valores serios del proceso, para alejarlos del poder y forzar la entrada de los comunistas? Ese es un cretino vestido de presidente, que desde que lo trajeron trabaja día y noche para destruír la revolución y ese es tu consejero. ‘No jodas, revolución con el cabezón de presidente’.

Volvía a oírse la voz de Fidel más irritado aún, que atropellando las malas palabras y los insultos, terminaba diciéndole:
 -Yo no te hice Jefe del Ejército para que me pagaras de esa manera, lo que eres, es un mal agradecido, un sinvergüenza y un traidor, que siempre estás buscando la forma de atravesarte en mis planes y criticando cuanto yo hago.

La respuesta era firme en la voz de Camilo:

- Carajo, son calumnias que estos intrigantes te han metido en la cabeza, quienes me han hecho tremendo paquete y tú, imbécil, te dejas manejar. Quédate con los comunistas, si crees más en ellos que en mí, quédate con ellos y a tí te traicionarán y te hundirán también. Tú sabes que son unos cobardes y que no pueden ver a ningún revolucionario y que son un factor negativo y extraño que se ha metido dentro de la revolución, incapaces de hacer nada por ellos mismos, sólo saben actuar mediante la traición y nunca de frente. Cobardes, como a mí que me mandaron a buscar, haciéndome creer que eras tú quien me llamaba y por eso vine a este lugar, y entonces el Ché y todos me recibieron y me hicieron entrar aquí engañado, diciéndome que tú estabas aquí esperándome. ¿Por qué no fueron ellos a buscarme para traerme preso? No tienen el valor para eso y sólo se atreven a hacerlo mediante el engaño, Tú sabes bien, Fidel, de lo que son capaces estos descarados, por conseguir sus propósitos.

No hubo más diálogo. Apareció Fidel caminando con la cabeza baja y en silencio, tras él, Dorticós, Raúl, Ramiro y otros, se sentaron en el portal de la casa donde y como pudieron. Otra vez el silencio dominaba el ambiente, sólo interrumpido por breves comentarios, persona a persona.

Tras largo rato de idas y venidas, de unos y de otros, la discusión alcanzó en numerosas ocasiones la altura de gritos, hasta que se escuchó la voz de Camilo que gritó:

- Pancho, ¡tírame a los huevos...!

A continuación, sonó una ráfaga de ametralladora y luego varios disparos de pistola."[1]

Costa asegura, que vio trasladar al cuerpo de un hombre inmóvil en una parihuela hasta el avión allí aparcado, el mismo de Camilo Cienfuegos, y que luego varios hombres prendieron fuego al aparato. Luego agrega el final de este relato:

"Ya las llamas habían crecido y el fuego parecía irse extinguiendo, todos habíamos salido tras Fidel, que luego de andar un trecho se detuvo y, volviéndose, repitió:

- Ya saben, aquí no ha pasado nada, nadie vio nada, fue el pueblo quien le condenó, yo no –y cuando parecía que iba a salir caminando, deteniendo su impulso, se volvió nuevamente para decir- Para la Historia es un héroe, que todo el mundo lo sepa bien, y que sus cenizas se repartirán por toda Cuba, ya que él es un mártir del pueblo, es un héroe.

Montó en la máquina, partiendo de inmediato.

Ya era de madrugada y hacía frío. Todos iban a coger sus vehículos y Raúl, que reparó en mí al pasar, me preguntó:

- ¿Y tú, con quién viniste?

- Con Almeida

- Bueno, vete con él –me sugirió y siguió caminando, agregando- ya sabes que no ha pasado nada..."[1]

Por su parte, el gobierno cubano acusó a Huber Matos de ser el culpable indirecto de la muerte de Camilo Cienfuegos.

En 1979, cuando Matos cumplió su sentencia y las gestiones internacionales hicieron posible su salida, hacia Cuba viajó Jorge Poveda, un enviado del presidente de Costa Rica, para negociar los detalles de su salida y la de otros varios prisioneros políticos. El mismo día de su llegada a La Habana, Poveda dice que recibió una llamada sorpresiva anunciándole que el comandante Fidel Castro se entrevistaría con él esa misma tarde.

Jorge Poveda cuenta que Castro habló con él, casi sin cesar durante varias horas, de los asuntos más diversos. Entre las pocas preguntas que tuvo ocasión de introducir en aquel monólogo de Fidel, Poveda narra que en un momento dado le preguntó por la muerte de Camilo Cienfuegos.

Poveda cuenta así su conversación con Fidel Castro, en una entrevista realizada años después para una revista costarricense, cómo Fidel le responde a su pregunta:

"-¿Y quién mató al comandante Camilo Cienfuegos? …pues yo sabía que ese crimen le era imputable a él directamente...

Sin variar para nada su semblante me escupió la respuesta...

-¡¡Huber Matos, a quién te llevarás de aquí pasado mañana, cuando finiquitemos algunos detalles para garantizar su seguridad, pues hay quienes desean cobrarle ese crimen, entre otros!!

Y sin variar la cadencia de sus palabras me dijo:

-“Para esos detalles, mañana vendrá a visitarte Abrantes, con quien ultimarás los detalles de la salida de Matos”.

Al preguntarle por la lista de presos plantados, me dijo…”Bueno, eso deberás hablarlo con Abrantes directamente, pues es su materia”. Le mencioné a uno en específico, a quien mi Presidente deseaba liberar: Armando Valladares, un poeta… Fidel cambió su semblante y me espetó:

“A ése no, a ése no. Es un farsante, que debe salir caminando por sus propios pies. Sí, chico, ése es un farsante”.[1]



De este modo hiperbólico, Fidel Castro transformaba a Matos, quien sólo había querido renunciar a sus cargos militares, en el asesino imposible de su amigo y compañero de armas Camilo, a pesar de que en los días de su desaparición, Huber Matos estaba depuesto y preso.

Museos y monumentos

Monumento a Camilo Cuenfuegos en Yaguajay
El Dragón-I expuesto hoy en el museo de Yaguajay

El 28 de octubre de 1989 fue fundado el Museo Nacional Camilo Cienfuegos, por el General de Ejército, Raúl Castro Ruz, entonces segundo secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Desde entonces ha sido visitado por casi un millón de personas.

En el área exterior del Museo, en la Plaza de la Revolución de Yaguajay, se instaló un monumento a Camilo. La estatua de bronce de cinco metros de alto y 4,9 toneladas de peso, es autoría de la escultora Thelvia Marín, quien se inspiró en la última foto tomada al legendario guerrillero antes de la rendición del Escuadrón 37 en esa localidad.

El museo comenzó con apenas 35 exponentes, y hoy cuenta con más de 500, entre los cuales se incluyen objetos personales, prendas de vestir, armas de fuego, una colección de fotos originales, documentos y un archivo fílmico, muestran la corta pero fecunda vida del Señor de la Vanguardia como bautizaron a Camilo sus compañeros de lucha.

Entre los objetos expuestos están su fusil de juguete de la niñez, réplica del fusil Winchester (único juguete que pudo rescatarse de su niñez), la pistola-ametralladora Thompson empleada en la Batalla de Yaguajay, el raído traje de campaña con que realizó la invasión desde la Sierra Maestra hasta Las Villas al frente de la Columna 2 Antonio Maceo, dos abrigos que utilizó en el invierno de finales de 1958 y principios de 1959.

También se destaca en el área exterior la réplica del Dragón-I, el blindado úrtico hecho por orden de Camilo para atacar al cuartel de Yaguajay, actualmente Hospital Clínico Joaquín Paneca.

El 8 de octubre del 2003 es inaugurado un monumento que honra a los combatientes del Frente Norte de Las Villas, en el campamento de Jobo Rosado, en Yaguajay, en la hoy provincia de Sancti Spíritus. En el lugar adonde en 1958 llegó la Columna N°2 "Antonio Maceo" al mando de Camilo, se levanta la obra -creada por el ya fallecido escultor José Demarra- en la que aparece la figura del inolvidable guerrillero con su sombrero alón y fusil como si caminara sobre el diente de perro del lugar. El Frente Norte de Las Villas, formado por tropas del Movimiento 26 de Julio y del Partido Socialista Popular, desarrolló acciones combativas, incluida la toma de numerosos cuarteles, hasta rendir el 31 de diciembre de 1958 a la entonces capitanía de Yaguajay.

En el 2009, cuando el museo llegaba a sus 20 años de fundación, a su lado fue inaugurado el Mausoleo del Frente Norte de Las Villas. Desde entonces este sitio que fue escenario de la heroica Batalla de Yaguajay, se nombra Complejo Histórico Comandante Camilo Cienfuegos. En el mausoleo hay 78 nichos ocupados hasta hoy, en 66 de ellos descansan los restos de igual número de combatientes caídos durante la Guerra de Liberación Nacional o fallecidos después del triunfo de la Revolución. Los demás aluden a combatientes desaparecidos cuyos restos no pudieron rescatarse por distintas razones.

Otros homenajes tras su muerte

Cada año el día 28 de octubre los cubanos lanzan flores al mar recordando la desaparición de Camilo.
Los "camilitos", miembros de las Escuela Militar Camilo Cienfuegos (EMCC)
Camilo en un peso cubano
  • Cada año el día 28 de octubre, los cubanos lanzan flores al mar recordando la desaparición de Camilo, en actividades organizadas por el gobierno.
  • En Cuba el nombre de Camilo Cienfuegos lo llevan numerosos centros de trabajo, escolares, de salud, y otros, como la Universidad de Matanzas o una escuela de la Habana.
  • En cada provincia cubana existen las llamadas Escuela Militar Camilo Cienfuegos (EMCC) y sus escolares son llamados "camilitos", canteras de cuadros para las Fuerzas Armadas revolucionarias.
  • Una de las principales Condecoraciones de Cuba es la Orden Camilo Cienfuegos. Según sus estatutos, Artículo 1: "La Orden "Camilo Cienfuegos" se otorga a miembros de las FAR en servicio militar activo, de reserva, y en retiro, asi como a militares de paises amigos, por meritos extraordinarios adquiridos en el desarrollo y cumplimiento de acciones combativas, en defensa, de las conquistas, y la soberania de nuestra patria socialista". Le fue conferida en 1987 al comandante Juan Almeida Bosque, a José R. Machado Ventura y al general de división Abelardo Colomé Ibarra.
  • El retrato de Camilo Cienfuegos se encuentra en los billetes de 20 pesos cubanos y el monumento en su homenaje se puede apreciar en el de 20 pesos cubanos convertibles.
  • Uno de los centrales azucareros cubanos tiene su nombre, el antiguo Central Hershey, en el municipio Santa Cruz del Norte (provincia de La Habana). Aquí el 24 de enero de 1970 se puso a prueba en sus campos cañeros la combinada frontal a doble surco Henderson. También allí meses después se instala la minicomputadora cubana CID-201A, para controlar el tráfico en la zafra, cuya fabricación fue culminada el 17 de abril del mismo año.
  • El 24 de febrero de 1963 llega a La Habana la motonave "Camilo Cienfuegos", construida en Polonia para ser utilizada por la Marina Mercante cubana.
  • El 26 de marzo de 1962 el dibujante Virgilio Martínez realiza en una reunión de la Asociación de Jóvenes Rebeldes (AJR) el boceto del emblema de la futura Unión de Jóvenes Comunistas (UJC). El original, aprobado por Ernesto Che Guevara, solo tenía los perfiles de Julio Antonio Mella y Camilo Cienfuegos.
  • Es representado en la película "Che" de Steven Soderbergh, salida en el 2008. El actor que lo interpreta es Santiago Cabrera.
  • Los conjuntos musicales Carpe Diem y Tercer Modulo Ska compusieron en su honor canciones que llevan por nombre "Cienfuegos".
  • Una banda argentina lleva el nombre de Cienfuegos, entre cuyos miembros se encuentran varios integrantes de Los Fabulosos Cadillacs.

Camilo sobre las Fuerzas Armadas

Las ideas de Camilo Cienfuegos sobre la preparación del ejército de la Revolución, se reflejan cuando afirmó:

"La moral que nos llevó al triunfo, la voluntad que no nos faltó en la lucha, el optimismo que nos alentó en los momentos más difíciles y los ideales que alimentaron la guerra, son los elementos que vamos a emplear en la superación de nuestro ejército, que ya está siendo técnicamente reestructurado para garantizar la seguridad del pueblo y su superación influirá en la vida nacional"

Era partidario de la activa participación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias en la vida pública y rechazó las criticas:

"Esos que aspiran a que nosotros nos dediquemos a los cuarteles, sepan que nosotros, los hombres que vestimos el uniforme verde olivo de la Revolución, entendemos que los trabajos y los sacrificios no terminaron el Primero de Enero sino, al contrario, que los sacrificios y los trabajos, para nosotros, comenzaron el Primero de Enero"

Sobre el carácter de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y las funciones que ésta institución tendría en lo adelante, diferenciándola de los ejércitos anteriores:

"Este es un ejército político, y que se entienda bien la palabra política, no de la política miserable, la política sucia, la política mezquina que se ha hecho en Cuba por más de 50 años. Este es un ejército idealista (de ideales), que velará por los intereses del pueblo, que se meterá donde tenga que hacerlo para evitar que la inmoralidad, la desvergüenza, el desprestigio y el deshonor caigan sobre todos."

Sobre la esencia popular del Ejército Rebelde, capaz de cambiar sus fusiles por azadas para labrar la tierra:

"Estamos dispuestos a, con el mismo uniforme, arar si fuera preciso, para que Cuba crezca, para que Cuba florezca, para que la Reforma Agraria sea un hecho positivo, ejemplo de los demás países hermanos para salir de la miseria esta que hemos vivido por más de cincuenta años."

Sobre la unidad de las fuerzas revolucionarias, especialmente entre el Ejército Rebelde y el pueblo:

"Ya no existen grupos en el Ejército Revolucionario, tenemos que olvidarnos que pertenecíamos a distintos frentes de batalla, a distintas columnas y bajo el mando de distintos comandantes. En la actualidad pertenecemos al Ejército de la República, con un solo frente, Cuba, y con una sola bandera: la cubana".

...

"El trabajador quiere armas y nosotros, el Ejército, les vamos a dar a los trabajadores esas armas. Armas contra los enemigos de Cuba".

...

"Los obreros quieren instrucción militar y nosotros les daremos a esos obreros instrucción militar. Se la vamos a dar porque el pueblo y los trabajadores son iguales que los soldados de este ejército; porque todos estamos para defender la causa común."

Sobre qué sucedería el día en que los enemigos intentaran invadir a Cuba:

"Nosotros sabemos que si ese día llega, ustedes, y todo el pueblo con nosotros, que defiende la Revolución, sabrán cavar, en las mismas arenas donde desembarquen, las tumbas de los mercenarios que intenten arrebatarnos esta hermosa libertad que hoy vive la república libre de Cuba"

Sin embargo, Camilo era partidario de un ejército pequeño con pocas armas, para disminuir los gastos militares a favor de los sociales. En una entrevista a una revista mexicana el 19 de septiembre de 1959, Camilo afirmó:

"...Aquí lo que hacen falta no son soldados, aquí lo que necesitamos, los millones de pesos que estamos gastando en las fuerzas armadas, en el ejército, dedicarlos a construir escuelas, a pagar maestros para la educación de miles de niños que no tienen hasta el momento lugar donde ir a estudiar. Nosotros tenemos pensado hacer un ejército pequeño, un ejército lo más reducido posible y siempre estaremos dispuestos como lo vamos a hacer ya ahora recientemente a trabajar.


El Ejército Rebelde no será un aparato militar grande. El Ejército Rebelde no quiere millones de pesos para tanques ni quiere millones de pesos para aviones. No queremos aviones y no queremos tanques."

Esta afirmación entra en contradicción con la realidad posterior, cuando las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba en reaslidad se convirtieron en las más armadas de Latinoamérica, con más tanques y aviones de combate que nadie en la zona, y una de las mayores del continente. Es otra de las contradicciones de Camilo con los planes de Fidel Castro.

Opiniones sobre Camilo

El 28 de octubre de 1964, en el 5° aniversario de la muerte de Camilo, el Comandante Ernesto Che Guevara expresó sobre él:

"Lo que a nosotros —los que recordamos a Camilo como una cosa, como un ser vivo— siempre nos atrajo más, fue, lo que también a todo el pueblo de Cuba atrajo, su manera de ser, su carácter, su alegría, su franqueza, su disposición de todos los momentos a ofrecer su vida, a pasar los peligros más grandes con una naturalidad total, con una sencillez completa, sin el más mínimo alarde de valor, de sabiduría, siempre siendo el compañero de todos, a pesar de que ya al terminar la guerra, era, indiscutiblemente, el más brillante de todos los guerrilleros

.....

Aquel “¿voy bien?” de Fidel, cuando le preguntara a Camilo, en la Ciudad Militar a los primeros días o el primer día de su llegada a La Habana, no significa la casualidad de una pregunta hecha, a un hombre que de casualidad estuviera a su lado, era la pregunta hecha a un hombre que merecía la total confianza de Fidel, en el cual sentía, como quizás en ninguno de nosotros, una confianza y una fe absoluta

.....

Camilo fue el compañero de cien batallas, el hombre de confianza de Fidel en los momentos difíciles de la guerra y el luchador abnegado que hizo siempre del sacrificio un instrumento para templar su carácter y forjar el de la tropa

.....

Camilo era Camilo, señor de la vanguardia, guerrillero completo que se imponía por esa guerra con colorido que sabía hacer."

Humor de Camilo

Camilo Cienfuegos era conocido por su carácter campechano y gran ssentido del humor, amante de gastar bromas.

Tras el triunfo de la revolución, al visitar al Che Guevara en la Fortaleza de la Cabaña y ver cómo la gente trataba de pasar por el lado para verlos bien, Camilo le dijo al Che:

"!Ya sé de qué voy a vivir!. Che, te voy a meter en una jaula, y voy a cobrarle a la gente por poder verte."

En una entrevista de 1959, cuando Cuba aún no tenía relaciones con la URSS pero la penetración de los comunistas en el gobierno cubano ya era evidente, un reportero le preguntó a Camilo si era cierto que los rebeldes habían recibido armas rusas. Camilo le respondió muy seriamente:

"No sólo es cierto, sino que además nos las traían en un submarino. Pero lo bueno del submarino es que tenía patas y subía directamente a la Sierra Maestra con el cargamento."

Referencias

Ver también

Enlaces externos