Narciso López

De CubaMilitar
Saltar a: navegación, buscar
Narciso López

Narciso López de Urriola (Caracas, 1798La Habana, 1 de septiembre de 1851) fue un militar del ejército español, de origen venezolano, patriota cubano y creador de la Bandera de Cuba y del Escudo de Cuba, los cuales fueron diseñados en 1849 por Miguel Teurbe Tolón a partir de una idea de Narciso López.

Narciso López luchó por la independencia de Cuba de España, y era partidario de la anexión de Cuba a los estados esclavistas del sur de Estados Unidos. Para ello encabezó varias expediciones armadas a Cuba. Fue ejecutado por los españoles con la acusación de alta traición mediante garrote vil en La Habana el 1 de septiembre de 1851.

Carrera militar

Narciso López nació en Venezuela, y sirvió en el ejército colonial español luchando contra los ejércitos libertadores de Simón Bolívar durante la Guerra de Independencia de Venezuela. Combatió en varias batallas, como la Batalla de las Queseras del Medio (2 de abril de 1819) y la Batalla de Carabobo (24 de junio de 1821), donde dirigió el Regimiento del General de la Quinta División del ejército del Mariscal Miguel de la Torre. Su último combate en Venezuela, fue la Batalla naval del Lago de Maracaibo (24 de julio de 1823. Esta batalla fue la última de la Guerra de Independencia de Venezuela. La flota española fue derrotada, y huyó a Cuba con los restos del Ejército español, estando Narciso López entre ellos. Para el 5 de agosto de 1823 ya no quedaban militares españoles en Venezuela, que se independiza definitivamente.

Sin poder volver a Venezuela, Narciso López se quedó en Cuba, donde pasó 4 años. En 1827 se marchó a España, pero mantuvo sus contactos con los círculos criollos. En España participa en la Primera Guerra Carlista (1833-1840), donde por sus méritos militares alcanzó los grados de brigadier en 1836 y general en 1840, además del cargo de gobernador de Valencia en 1839. Participó en la revolución española de 1840, que lleva al general Baldomero Espartero a la Regencia de España.

En 1840 Espartero nombra a su subordinado y amigo Jerónimo Valdés Capitán General de Cuba, quien se marcha a la isla con su también amigo Narciso López. Valdés lo nombró Presidente de la Comisión Militar, y le confió la dirección de Matanzas y Trinidad.

En este peróodo Narciso López contrae matrimonio con la hermana del gran terrateniente cubano Francisco de Frías y Jacott, Conde de Pozos Dulces.

Narciso López y la independencia de Cuba

Narciso López

Pero en julio de 1843 Espartero cae, y sus amigos no tardan en correr su suerte. En setiembre de 1843 Valdés es destituído, y su sucesor, el Capitán General Leopoldo O'Donnell, destituyó a Narciso López de todos sus cargos.

Esto obligó a López a comprometerse con la causa de los terratenientes cubanos, partidarios del autonomismo. López comienza a participar en conspiraciones contra el dominio colonial español. Al fracasar la llamada "Conspiración de la Mina de la Rosa Cubana", que tenía ramificaciones en toda la isla una de éstas, López se ve obligado a huir a Estados Unidos. Allí en 1848 recibe la protección del gobernador del estado de Misisipi, y continúa sus actividades independentistas.

En el mismo 1848 se crea un Consejo Cubano en Nueva York, con la unión de los grupos separatistas cubanos de Trinidad (dirigido por el propio López), y el aristocrático de La Habana y Camagüey, (liderado por Salvador Cisneros Betancourt). Este Consejo trataba de ganar el apoyo hacia la causa separatista a los medios políticos estadounidenses, proponiendo al presidente de los EE.UU. James Knox Polk la compra de Cuba por 130 millones de dólares a la Corona de España. Estas negociaciones con el gobierno federal podrían significar el fin de la esclavitud, lo cual no convenía del todo a los intereses que López representaba.

Narciso López, por su lado, como hombre de acción, se dedicó a preparar expediciones armadas a Cuba, a actividades de financiamiento, propaganda, e incluso participó en la creación de la bandera y escudo de Cuba.

En julio de 1849 intenta lanzar su primera expedición de liberación desde Round Island, Nueva Orleans. En ella participaban algunos veteranos norteamericanos de la Guerra guerra contra México (1846-1848), y algunos otros iban por la oferta de 1.000 dólares y 64 hectáreas de terrenos en Cuba, que les serían entregadas en caso de tener éxito. López ofreció el mando al político sureño Jefferson Davis, quien recomendó al coronel Robert E. Lee por 200.000 dólares (futuro Comandante en Jefe de los Ejércitos del sur durante la Guerra Civil Americana de 1861-1865). Lee rehusó, por la oposición del gobierno de Estados Unidos de implicarse en hechos que rompieran el Tratado de Neutralidad con España de 1818. De esta forma, López decidió asumir personalmente la jefatura de la expedición, que fracasa.

El 15 de mayo de 1850 Narciso López lanza una nueva expedición con 600 hombres en el barco Creole, que felizmente desembarca en Cárdenas, en la costa norte de Cuba. López logra derrotar a las fuerzas españolas, y toma la ciudad durante 48 horas. Pero decepcionado por el escaso apoyo recibido al ver que el objetivo era mantener la esclavitud (se le unen sólo dos hombres), y por la inferioridad de sus fuerzas, se ve obligado a reembarcarse a Cayo Hueso, perseguido de cerca por un buque de guerra español.

López pasa de Cayo Hueso a New Orleans, y luego a Pau-Christian, donde se le inicia un juicio por la expedición, atendiendo acusaciones de España. La causa es sobreseída, y López inmediatamente comienza a organizar una nueva expedición, con el fin de crear una república independiente que posteriormente se anexionaría a los Estados Unidos. López logrando reclutar 1.000 hombres. Pero al salir en su barco Creole de Nuew Orleans, puede embarcar sólo algo más de 600 hombres, cifra que a su vez disminuye por la necesidad de disminuir el peso, dejando en el puerto de Belice a otros 150 hombres. De tal forma López parte hacia Cuba con sólo 480 hombres, contra las órdenes del gobierno federal.

El 12 de agosto de 1851 su nueva expedición desembarca por Playitas, cerca de Bahía Honda, Pinar del Río. Su plan inicial era desembarcar por la región central de Cuba, por Las Villas, donde lo esperaban. Pero le habían informado que al occidente de Cuba, en Pinar del Río, se había producido una insurrección, y se dirige hacia allí.

López desembarca, y tras varias escaramuzas, se dirige con 330 hombres hacia las Pozas, dejando el resto de la fuerza al mando de su segundo, Coronel Crittenden, custodiando parte del armamento, pertrechos y víveres. En las Pozas López de nuevo derrota a las fuerzas españolas. Pero Crittenden se acobarda y el 13 de agosto decide huir rembarcándose con 50 hombres, lo que siembra el desorden en las filas rebeldes. De nada le valió la huída, pues su vapor fue interceptado y capturado por los vapores españoles Cárdenas y Habanero. Todos los prisioneros fueron conducidos a la capital y fusilados el mismo día, a la falda del Castillo de Atarés.

Los españoles mandan nuevos refuerzos a la zona, y pronto son 6.000 hombres los que se enfrentan a los 300 de López. Los insurrectos se ven obligado a abandonar las Pozas, perseguidos por las superiores fuerzas españolas. López se retira luchando, se producen combates por Cuzco, y los cafetales de Arrastri y Frías. En éste último combate sus fuerzas ya son derrotadas, y los españoles pierden al general Enna, herido de un balazo en el vientre.

Acampa con sus últimos 30 hombres por Candelaria, donde es sorpendido por la columna del coronel Angel Elizalde. Pierde a casi todos su hombres, y los españoles fusilan por Bahía Honda y San Cristóbal a todos los prisioneros, en medio del campo. López de nuevo logra huir, y sigue dando escaramuzas por el ingenio del Aguacate y en la Sierra de Arroyo Grande.

Al final, gracias a la traición de su amigo José Antonio Castañeda, Narciso López es capturado por Pinos de Rangel. Es trasladado a La Habana en el vapor Pizarro. Llega a las 8 de la noche, a las 11 entra en capilla, escribe el testamento a las 4 de la mañana, y a las 7 de la mañana sube al patíbulo. Condenado "por traición", es ejecutado mediante garrote vil. Era el 1 de septiembre de 1851 y era Capitán General de Cuba José Gutiérrez de la Concha, quien había sido subalterno de Narciso López.

La últimas palabras de Narciso López fueron "Mi muerte no cambiará los destinos de Cuba". Las noticias de su muerte y la de sus compañeros, procedentes de Nueva Orleans, provocó que la multitud destruyera el consulado de España en esta ciudad, y que numerosos habitantes de la ciudad se cambiaran el nombre para ocultar su procedencia española.


Bandera de Cuba

Bandera de Narciso López, actual bandera cubana

A principios del año 1849 se realizan en una casa de la calle Warren de Nueva York varias reuniones de los patriotas cubanos, planeando una expedición a Cárdenas. Era aquella la residencia del poeta, dibujante y patriota cubano Miguel Teurbe Tolón, y se reunían allí también Narciso López, Cirilo Villaverde, Manuel Hernández, y otros. Una tarde, cansado en estos trajines independentistas, López se quedó dormido en un parque. Al despertarse, su mirada vio en el cielo unas nubes rojizas por el sol poniente, en cuyo centro brillaba con el lucero de Venus, mientras dos nubes blancas partían de él, dividiendo en tres franjas azules el cielo. Entusiasmado con la visión, López fue a contárselo a su amigo Teurbe Tolón, quien con las ideas de Narciso López, diseñó la bandera cubana. La prima y esposa de Miguel, Emilia Teurbe Tolón, fue quien la cosió a mano por primera vez, con tela de raso. Sobre ella, los patriotas cubanos juraron luchar y ofrendar la vida por hacer Cuba independiente.

El 19 de mayo de 1850 Narciso López usó esta misma bandera, al desembarcar en Cárdenas con 600 hombres para iniciar la insurrección. Toma la ciudad, izando por primera vez en territorio de Cuba la bandera de la estrella solitaria.

En 1869, un año después del comienzo de la Guerra de los Diez Años, se reunió la primera Asamblea Constituyente de la Republica de Cuba en Armas en Guaimaro, Camagüey. Entre otros temas se debatió sobre bajo cuál bandera debían combatir los independentistas cubanos, la bandera de La Demajagua creada por Carlos Manuel de Céspedes al darle comienzo a la guerra independentista, o la de la Estrella Solitaria de Narciso López. La elegida fue ésta, pues Narciso López había sido quien había dado el primer paso por la libertad de Cuba. Desde entonces su bandera es la bandera oficial de Cuba, hecho consagrado en la Constitución del país.


Ver también


Enlaces externos