Nelson Mandela y Cuba

De CubaMilitar
Saltar a: navegación, buscar
Nelson Mandela
Nelson Mandela y Cuba

Escudo de Sudafrica.png
Presidente de Sudáfrica
10 de mayo de 1994 – 14 de junio de 1999
Vicepresidente   Frederik Willem de Klerk
Thabo Mbeki
Precedido por Frederik Willem de Klerk
Sucedido por Thabo Mbeki

Datos personales
Nacimiento 18 de julio de 1918
Bandera de Sudafrica-1928.png Sudáfrica, Mvezo, Provincia del Cabo, Unión Sudafricana
Fallecimiento 5 de diciembre de 2013 (95 años)
Bandera de Sudafrica-1994.png Sudáfrica Johannesburgo, Sudáfrica
Partido Congreso Nacional Africano
Cónyuge Evelin Ntoko Mase (1944-1957)
Winnie Madikizela (1954-1996)
Gracia Simbine (1998-2013)
Hijos 6
Profesión Abogado
Religión Metodista
Firma Firma de Nelson Mandela y Cuba

Nelson Mandela, (Mvezo, Sudáfrica, 18 de julio de 1918 - Johannesburgo, Sudáfrica, 5 de diciembre de 2013). Revolucionario sudafricano, líder del brazo armado del Congreso Nacional Africano (ANC), Presidente de Sudáfrica de 1994 a 1999, Premio Nóbel de la Paz en 1993.

Síntesis biográfica

Nelson Mandela nació el 18 de julio de 1918 en Mvezo, una aldea de 300 habitantes en el Transkei. Fue uno de los trece hijos que tuvo su padre con sus cuatro esposas, quien era un consejero principal de la casa real Thembu. Tras la escuela, estudió en el Colegio Universitario de Fort Hare, para Bachiller en Artes, pero fue expulsado por participar en protestas estudiantiles, y terminó el bachillerato por correspondencia en 1941 en Unisa. Luego comienza a estudiar derecho en la Universidad de Witwatersrand, que termina en 1943.

Mandela trabaja como abogado, al mismo tiempo que se involucra en la lucha social. Ingresa en el Congreso Nacional Africano, donde pronto se gana autoridad. En 1953 Mandela y Oliver Tambo se abren su propio bufete en Johannesburgo, el primero de negros. En 1955 Tambo se convierte en Secretario General del ANC. El 5 de diciembre de 1956 Mandela es arrestado y condenado junto a otros compañeros a prisión, pero son liberados en 1961. Durante ese período el ANC sufre una división por la competencia del Partido Comunista Sudafricano (SACP), y de los miembros más radicales del ANC, quienes se separan para formar el Congreso Pan-Africano (PAC). Éstos son reprimidos en sangre durante la Masacre de Sharpeville en marzo de 1960, comenzando la resistencia armada.

Al salir de la cárcel, Mandela asiste a la conferencia de las diversas organizaciones africanas reunidas para establecer una estrategia común. Allí anuncia la creación del comando Umkhonto we Sizwe (Lanza de la nación), brazo armado del ANC, para iniciar la guerrilla urbana, copiando la guerrilla judía Irgún, junto a tres activistas judíos.

Organizando estos comandos y buscando su apoyo en el extranjero, Mandela es localizado con ayuda de la CIA y arrestado el 5 de agosto de 1962. Por llamar a actividades violentas (terroristas), fue condenado a cadena perpetua. De sus 27 años en prisión, pasó los primeros 17 en la isla de Robben con el número 466/64.

Comenzaba a surgir su mito. Mandela se convirtió en un símbolo de la lucha contra el racismo y por la libertad de su pueblo, y la opinión internacional pedía su libertad, pero sin éxito. Entonces el Servicio Secreto Sudafricano BOSS preparó en 1969 su fuga falsa, para asesinarlo durante su supuesta "recaptura". Pero esta operación fue conocida por el Servicio de Inteligencia Británico, que la abortó.

Mientras estuvo en la cárcel, Mandela estudió por correspondencia en la Universidad de Londres, obteniendo el grado de Licenciado en Derecho.

En marzo de 1982 Mandela fue sacado en lancha en secreto de la isla de Robben, a la prisión de Pollsmoor, junto con otros altos dirigentes del ANC. Este traslado fue pensado por el Partido Nacional de los blancos en el gobierno, que comenzando a comprender el callejón sin salida en que se encontraban por el embargo internacional de la ONU, el aislamiento exterior, la interminable Guerra de Angola y los choques con otros vecinos, buscaban comenzar tímidos contactos con Mandela.

Tras varios tanteos, la primera reunió abierta llegó en noviembre de 1985, siguiendo 4 años de duras e interminables negociaciones.

Pero a fines de 1987 Sudafrica se enfrascó en otra peligrosa aventura en la Guerra de Angola, adentrándose hasta Cuito Cuanavale. Cuba decidió intervenir en estos combates, y detuvo al SADF sudafricano. Luego, tras meses de combate, Sudáfrica fue derrotada finalmente el 23 de marzo de 1988 en esta batalla.

Al mismo tiempo, las tropas cubanas avanzaban por otro frente hasta la frontera de Namibia, amenzando con abrir un nuevo frente de batalla. Tras derrotas en varios combates fronterizos a los sudafricanos en Donguena y Tchipa, los MiG-23 cubanos asestan un golpe mortífero al SADF atacando Calueque.

Mandela fue liberado el 11 de febrero de 1990, a los 71 años de edad.

Por su actitud conciliadora tras sufrir la cárcel, y lograr el cambio pacífico a la democracia, recibió el Premio Nobel de la Paz en diciembre de 1993. En las primeras elecciones democráticas de Sudáfrica el 27 de abril de 1994, Mandela fue elegido Presidente del país, al frente del ANC, cargo que ocupó de 1994 a 1999.

Familia

Se casó tres veces y tuvo seis hijos. Estuvo casado 14 años con su primera esposa Evelyn Mase (murió en 2004), con la que tuvo 3 hijos, que ya murieron (la hija murió pequeña, Madiba en 1969 y Makgatho en 2005). Luego se casó con Winnie Madikizela, de quien se separó tras 38 años de matrimonio por diferencias y escándalos políticas, y la infidelidad de ella. Con Winnie tuvo dos hijas, Zenani (nacida el 4 de febrero de 1958), y Zindziswa (nacida en 1960).

En su 80 cumpleaños, el 18 de julio de 1998, se casó con Graça Machel, quien era la viuda del presidente de Mozambique Samora Machel, aliado del ANC. Machel había muerto en 1986 en un sospechoso accidente de avión, que podría haber sido provocado por los servicios secretos de la entonces Sudáfrica del Apartheid. En este accidente junto a Machel murió su médico cubano.

Mandela y Cuba

Fidel Castro y Nelson Mandela en Matanzas, Cuba, acto por el Aniversario del Moncada, donde Mandela habló, 26 de julio de 1991
Fidel y Mandela en el acto *tras su discurso
Fidel y Mandela con el boxeador cubano Teófilo Stevenson, Cuba, 1991
Nelson Mandela recibe a Fidel Castro en Sudáfrica, quien asiste a su inauguración como Presidente de Sudáfrica, Johanesburgo, 10 de mayo de 1994
Fidel y Mandela, 1994
Fidel y Mandela, 1994

Gran amigo de Cuba desde los años de su lucha contra contra el régimen del Apartheid de Sudáfrica.

Durante la Guerra de Angola (1975-1991), las tropas cubanas derrotaron a las sudafricanas. Entre 1975 y 1991 cerca de 450.000 hombres y mujeres de la isla pasaron por Angola. 2.107 de ellos murieron en ese país, luchando para derrotar el régimen racista de Pretoria y sus aliados.

En aquellos años 70, mientras Mandela estaba en la cárcel, el secretario del Partido Comunista de Sudáfrica Joe Slovo, el secretario del ANC Oliver Tambo, le pidieron a Cuba ayuda para entrenar a combatientes sudafricanos. La mayor parte de esos entrenamientos tuvieron lugar en Angola. Cuba entrenó combatientes del ANC tanto en fuerzas especiales como comandos urbanos, voladura, minas, lucha clandestina. Una serie de especialidades que ellos pedían para incrementar la lucha dentro de Sudáfrica.

La derrota decisiva del SADF sudafricano se produjo en la Batalla de Cuito Cuanavale (de diciembre de 1987 a marzo de 1988). Esta derrota obligó a los sudafricanos a salir de Angola, a terminar la ocupación de Namibia, liquidar sus armas nucleares, posibilitó la caída del Apartheid en Sudáfrica y la democratización del país.

Al conocer del resultado de la crucial batalla de Cuito Cuanavale el 23 de Marzo de 1988, Mandela escribió desde la cárcel que este suceso fue:

"El punto de inflexión para la liberación de nuestro continente, y de mi pueblo, del flagelo del apartheid".

"Sin la derrota en Cuito Cuanavale nuestras organizaciones nunca hubieran sido legalizadas."

En 1991 Mandela visitó Cuba. El 26 de julio de 1991 en Matanzas, durante los festejos por el aniversario del asalto al Moncada, habló al pueblo cubano. En su discurso, Mandela recalcó el papel decisivo de los cubanos en estos acontecimientos.

Yo me encontraba en prisión cuando por primera vez me enteré de la ayuda masiva que las fuerzas internacionalistas cubanas le estaban dando al pueblo de Angola —en una escala tal que nos era difícil creerlo— cuando los angolanos se vieron atacados en forma combinada por las tropas sudafricanas, el FNLA financiado por la CIA, los mercenarios y las fuerzas de la UNITA y de Zaire en 1975.

Nosotros en África estamos acostumbrados a ser víctimas de otros países que quieren desgajar nuestro territorio o subvertir nuestra soberanía. En la historia de África no existe otro caso de un pueblo que se haya alzado en defensa de uno de nosotros.

Sabemos también que esta fue una acción popular en Cuba. Sabemos que aquellos que lucharon y murieron en Angola fueron solo una pequeña parte de los que se ofrecieron como voluntarios. Para el pueblo cubano, el internacionalismo no es simplemente una palabra, sino algo que hemos visto puesto en práctica en beneficio de grandes sectores de la humanidad.»

Nuestra amiga Cuba, que nos ayudó a entrenar a nuestra gente, que nos dio recursos, que nos ayudó tanto en nuestra lucha.

El pueblo cubano ocupa un lugar especial en el corazón de los pueblos de África. Los internacionalistas cubanos hicieron una contribución a la independencia, la libertad y la justicia en África que no tiene paralelo por los principios y el desinterés que la caracterizan...

La presencia de ustedes y el refuerzo enviado para la batalla de Cuito Cuanavale tienen una importancia verdaderamente histórica.

¡La aplastante derrota del ejército racista en Cuito Cuanavale constituyó una victoria para toda África! ¡La decisiva derrota de las fuerzas agresoras del apartheid destruyó el mito de la invencibilidad del opresor blanco!

¡Cuito Cuanavale marca un hito en la historia de la lucha por la liberación del África austral! ¡Cuito Cuanavale marca el viraje en la lucha para librar al continente y a nuestro país del azote del apartheid!.

¡La derrota del ejército del apartheid sirvió de inspiración al pueblo combatiente de Sudáfrica!

¡Sin la derrota infligida en Cuito Cuanavale nuestras organizaciones no hubieran sido legalizadas! ¡La derrota del ejército racista en Cuito Cuanavale hizo posible que hoy yo pueda estar aquí con ustedes! ¡Cuito Cuanavale marca un viraje en la lucha por librar al continente y a nuestro país del azote del apartheid!.[1]

Mandela termina su discurso diciendo:

«¡Viva la Revolución Cubana! ¡Viva el compañero Fidel Castro!» [1]

Durante esta visita, Mandela fue condecorado con la Orden Nacional José Martí, la máxima distinción de Cuba, que le fue impuesta en 1991 por Fidel Castro a nombre de su país.

Fidel Castro respondió la visita con su viaje a Sudáfrica para asistir a la toma del poder por Mandela, el 10 de mayo de 1994.

En 1995, en la Conferencia de Solidaridad Cubana-Sudafricana, Mandela agradeció una vez más la ayuda cubana declarando: "Los cubanos vinieron a nuestra región como doctores, maestros, soldados, expertos agrícolas, pero nunca como colonizadores. Compartieron las mismas trincheras en la lucha contra el colonialismo, subdesarrollo y el Apartheid...Jamás olvidaremos este incomparable ejemplo de desinteresado internacionalismo...Compartieron las trincheras con nosotros en la lucha contra el colonialismo, el subdesarrollo y el apartheid. Cientos de cubanos dieron sus vidas, literalmente, en una lucha que era, ante todo, nuestra, no suya. Como sudafricanos, les damos la bienvenida".

Fidel Castro y Mandela volvieron a encontrarse en Sudáfrica en 1998, cuando el entonces presidente cubano asistió a la Cumbre del Movimiento de Países No Alineados.

En julio de 2010 Castro le envió a mandela un mensaje por su 92 cumpleaños, donde lo llamaba: "símbolo de la libertad, la justicia y la dignidad humana".

Desaire en Miami

Cartel de protestas de cubanos anticastristas contra la visita de Mandela a Miami, junio de 1990

La comunidad de exiliados cubanos en Miami boicotéo a Mandela. En junio de 1990, Mandela llegó a Estados Unidos, tras haber mostrado su apoyo a Muamar Gadafi en Libia, Yasser Arafat en Palestina y, sobre todo, Fidel Castro en Cuba. En su estancia en Nueva York, Mandela dio una entrevista a la cadena ABC, que fue grabada en público en el barrio mayoritariamente negro de Harlem, en Nueva York. En ella le preguntaron sobre su amistad con Fidel Castro, y Mandela planteó que él era amigo de éste, por la ayuda que le había prestado a su causa contra el Apartheid.

En Miami, base del anticastrismo, estas declaraciones no agradaron y se desató la polémica. Comenzaron los llamados a boicotear la próxima visita de Mandela a Miami, exigiéndose que la ciudad no rindiera los honores previstos al líder sudafricano. Al llegar a la ciudad, Mandela habló ante 6.000 personas en el Centro de Convenciones de Miami, pero no se le ofrecieron recdonocimientos oficiales y le negaron la llave de la ciudad. La comunidad negra del país reaccionó boiciteando la industria turística de Miami, causándole pérdidas millonarias.

Meses después, el alcalde de Miami Xavier Suárez se retractó. En 1992 llegó el desagravio, con una declaración oficial rindiendo honores a Mandela. Un año después, en mayo de 1993, terminó el boicot.

Muerte y homenaje en Cuba

21 salvas de artillería se dispararon desde la Fortaleza de la Cabaña, en honor a Mandela

A la muerte de Mandela el 5 de diciembre de 2013, el gobierno de Cuba envió un mensaje de condolencia del presidente Raúl Castro a su homólogo Jacob Zuma, decretó dos días de duelo oficial y duelo nacional durante su entierro, que suspende espectáculos públicos y actividades festivas. Los medios nacionales, todos bajo control estatal, dedicaron amplios espacios a la muerte de Mandela, y resaltaron su amistad con el líder cubano Fidel Castro.

A la ceremonia de duelo del 10 de diciembre de 2013 asistió el presidente cubano Raúl Castro, quien fue uno de los 6 presidentes que habló en la ceremonia. Mandela finalmente fue enterrado el 15 de diciembre de 2013.

Hoy en la colina del parque de la Libertad de Pretoria, la capital de Sudáfrica, en una pared de piedra de casi 700 metros, se encuentran grabados más de 95.000 nombres de mártires que lucharon por terminar con el régimen del Apartheid. Entre ellos están los de 2.107 soldados cubanos.

Referencias

.

Ver también

Enlaces externos