Huber Matos

De CubaMilitar
Saltar a: navegación, buscar
Huber Matos
Huber-Matos.jpg
El Comandante del Ejército Rebelde
Huber Matos
Nacimiento 26 de noviembre de 1918
Bandera de Cuba.png Yara, Cuba
Defunción 27 de febrero de 2014
Flag of United States.png Miami, Estados Unidos
Lealtad Bandera de Cuba.png Cuba
Nacionalidad Bandera de Cuba.png Cubana, Flag of United States.png Estados Unidos
Residencia Bandera de Cuba.png Cubana, Flag of United States.png Estados Unidos
Profesión Maestro
Servicio 1957-1959
Rango Comandante de la Revolución Cubana
Rama Infantería
Mandos * Jefe de la Columna N°9 "Antonio Guiteras"
* Jefe del Regimiento Agramonte de Camagüey
Acciones * Guerra de Liberación Nacional

Huber Matos Benítez (Yara, Cuba, 26 de noviembre de 1918 - Miami, Estados Unidos, 27 de febrero de 2014). Fue uno de los Comandantes de la revolución cubana, jefe de la Columna N°9 "Antonio Guiteras" del Ejército Rebelde, jefe militar de la provincia de Camagüey. Destituído en 1959 acusado de sedición, pasó los siguientes 20 años como preso político hasta 1979, por estar en contra del giro al comunismo de la revolución cubana. Fue uno de los líderes del exilio cubano, fundador de la organización cubana en el exilio "Cuba Independiente y Democrática".

Revolución cubana

Antes de la revolución era maestro en una escuela en Manzanillo, Cuba, y poseía una pequeña plantación de arroz. Pronto ingresó al Partido Ortodoxo (como Fidel Castro), el cual luchaba contra la corrupción imperante y se preparaba para las elecciones.

Se graduó de maestro en Santiago de Cuba y alcanzó un doctorado en Pedagogía en la Universidad de La Habana.

Tras el Golpe de Estado en Cuba del 10 de marzo de 1952 de Fulgencio Batista, comenzó a luchar contra la dictadura. Esta actividad lo obligó a exiliarse en Costa Rica. Allí comenzó a reunir armas y hombres para enviarlos a las guerrillas de Fidel Castro en la Sierra Maestra.

En marzo de 1958 hizo un vuelo de Costa Rica a la Sierra Maestra con un cargamento de municiones y armas para las guerrillas.

Por esta hazaña y otros logros, luego fue designado jefe de la Columna N°9 "Antonio Guiteras". Al frente de esta columna, Matos participó en el asalto final a Santiago de Cuba en diciembre de 1958.

Tras el triunfo

Camilo Cienfuegos y Huber Matos juntos en una actividad, 1959

Cuando Fidel Castro entró victoriosamente en la Habana el 8 de enero de 1959, lo hizo junto a Camilo Cienfuegos y Huber Matos, montados los tres en un jeep de la Columna N°17 "Abel Santamaría", que formaba parte de la Caravana de la Libertad.

Matos, jefe de la Columna N°9 "Antonio Guiteras", fue designado Jefe del Regimiento Agramonte del Ejército, y por tanto, jefe militar de la provincia de Camagüey.

Una de las primeras medidas de Matos en este puesto, fue fusilar a varios miembros del antiguo régimen, entre ellos al comandante del Ejército Armando Suárez Suquet.

Preocupación de Matos por el comunismo

Sin embargo, a Huber Matos comenzó a preocuparte el cada vez más evidente giro hacia el comunismo del gobierno revolucionario, y el aumento de la penetración en el gobierno y el Ejército de los cuadros del Partido Socialista Popular (Comunista). Esto se veía acompañado de medidas arbitrarias y sanguinarias adoptadas continuamente por estos personajes.

En julio de 1959 Matos le comentó personalmente esta preocupación suya a Fidel Castro. Sin embargo, éste lo negó todo según su línea pública de entonces de asegurar que "nunca seremos comunistas". Castro le rogó que confiase en él, le aseguró que sus temores eran infundados y que más adelante, si lo deseaba, podría abandonarlo todo si creyese que le había defraudado.

Al no ver cumplidas las promesas de Castro, Huber Matos le envía una carta de renuncia.

Pero Castro no le respondió. Entonces el 19 de octubre de 1959 Matos le envía por segunda vez otra carta de renuncia.

Según la versión oficial, en realidad Matos tenía grandes ambiciones de poder que no se habían cumplido. Matos supuestamente había comenzado a conspirar, involucró en ella no sólo a sus oficiales y guarnición militar, sino también intentó ganarse apoyo entre los miliares de otras provincias, y entre sectores del pueblo camagüeyano.

Aunque las cartas eran aparentemente confidenciales, el conflicto entre Castro y Matos trascendió al público. Para el 21 de octubre, se preveía una manifestación de estudiantes en Camagüey, en apoyo de Matos y contra su renuncia.

Castro decidió actuar de inmediato.

Arresto de Huber Matos

Camilo con sus hombres en el cuartel de Camagüey, durante el arresto de Matos
Huber Matos arrestado junto a varios de sus oficiales

Fidel Castro vio en la postura del comandante Matos una rivalidad y un gran peligro a su poder. Castro temió que Matos pudiera usar las tropas a su mando para rebelarse, y afectar seriamente la posición del gobierno.

El 21 de octubre por la madrugada se reúnen Fidel Castro, Raúl Castro, Camilo Cienfuegos, Ramiro Valdés y otros altos oficiales de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, y se toma la desición de arrestar a Matos.

Castro ordena a Camilo Cienfuegos y no a Ramiro Valdés, jefe de la Policía política; volar inmediatamente a Camagüey, y arrestar a Matos y sus hombres más cercanos, acusándolos de sedición y traición a la revolución. Si Matos estaba rebelado como afirmaba Castro, tal vez habría sido Huber Matos, el que habría podido detener e incluso liquidar a Cienfuegos y a su reducida escolta con las fuerzas de su acuartelamiento, que le admiraban y le obedecían como a un verdadero líder.

Camilo, Jefe de Estado Mayor en aquel entonces, se dirigió a una compañía de soldados del Batallón de Seguridad y les dice:

"Ha llegado el momento de hacer otro sacrificio por la Patria. Fidel y Raúl nos han dado la misión de partir enseguida para Camagüey, donde tendremos que defender una vez más a la Revolución, ahora de una vil traición"

A las 6:00 de la mañana del 21 de octubre llegó el C-47 de Camilo Cienfuegos con 20 hombres al aeropuerto de Camagüey. Luego de visitar la Jefatura Provincial de Policía, llegó alrededor de las 7:00 de la mañana al Campamento Militar sede de Matos, con unos 20 hombres.

la versión oficial dice que tratando de evitar derramamiento de sangre, Camilo ordenó a sus acompañantes que lo dejaran entrar solo: "Este asunto lo resuelvo yo personalmente", les dijo. Y al encontrarse ante Matos, le dijo:

"Yo como jefe del Ejército Rebelde asumo el mando en Camagüey, estás preso".

Uno de los oficiales de Matos trató de resistir, pero fue desarmado con un culatazo por uno de los hombres de Camilo, el cual le dice a su escolta:

"- No lo mates, ese ya no sirve, sólo desármalo".

Los restantes oficiales comenzaron a discutir enérgicamente con Camilo, defendiendo a Matos. Camilo les responde que están equivocados y confundidos, y arresta además a los que más protestan.

La versión de Matos es la siguiente: Al llegar Camilo al cuartel, es invitado a entrar en solitario sin sus veinte soldados para comunicarle a Matos la orden de arresto. Conversaron amigablemente y Cienfuegos se mostró ante su amigo asqueado de tener que cumplir aquella orden. Matos le dice:


"- ¿Sabes que te han enviado a ti, y no a Ramiro, para que yo te mate? He tomado las precauciones para que entréis aquí sin problemas, pero, por si yo no te mato, ellos tienen decidido acabar con tu vida para luego echarme a mí la culpa y sacarse este problema."



Tras esa charla, Cienfuegos discute telefónicamente con Fidel en presencia de Matos, quien entrega el mando del acuartelamiento pacíficamente, lo que desbarata cualquier posible complot.


Horas después de que Camilo toma la situación bajo control, Fidel Castro también viaja a Camagüey. Se reúne con Camilo en el patio interior del INRA. Luego ambos, acompañados por una multitud de 30.000 camagüeyanos, van al campamento militar. En el acto multitudinario en el propio cuartel Agramonte, Camilo expresa:

"Esta Revolución irá hasta sus límites finales, esta Revolución irá hasta la meta trazada, esta Revolución —como en los días de la guerra— tiene solo dos caminos: vencer o morir... ¿hasta dónde vamos? —se nos pregunta— y nosotros decimos que vamos con esta Revolución hasta el final."

Al día siguiente 22 de octubre, Camilo publica una nota en el periódico lo cal "Adelante", donde daba gracias al pueblo camagüeyano por su patriótica y revolucionaria actitud:

"Tu presencia en el campamento Agramonte ayudó a solucionar una nueva traición a la Patria. Hombres habrá traidores, pero pueblos no y mucho menos Camagüey."

El 23 de octubre, Camilo apareció en el Canal 11 de la televisión de Camagüey, para informar al pueblo sobre el arresto de Matos.

Luego de reorganizar el ejército en Camagüey y efectuar cambios en el gobierno de la provincia, Camilo regresó a La Habana el 25 de octubre.

Según el relato del propio Huber Matos, Camilo se pone en contacto dos veces con él en la cárcel. La primera vez le recrimina el lío en el que se ha metido, y le ha metido, con aquella carta de renuncia, pero le anima a que escape, a que evite el juicio que se ha de celebrar, en el cual, Camilo, como captor, se vería obligado a ejercer de acusación.

Juicio

El mismo 21 de octubre, día del arresto de Matos, un avión proveniente de Estados Unidos sobrevuela la Habana, tripulada por Pedro Luis Díaz Lanz, ex-jefe de la Fuerza Aérea Revolucionaria, que había desertado hacia Estados Unidos. El incidente costó 2 muertos y 50 heridos. Según la versión del gobierno cubano, la avioneta entonces lanzó bombas sobre la ciudad sembrando el terror. La versión de Díaz Lanz es que lanzaron sólo proclamas contra el gobierno, llamando a la remoción de todos los elementos comunistas del gobierno, y que el fuego caótico de las defensas antiaéreas cubanas fueron las culpables de las víctimas.

Esta coincidencia hace empeorar la suerte de Matos.

El 26 de octubre se reúnen las masas ante el Palacio Presidencial, donde Camilo pronunció su conocido último discurso. Fidel Castro también habló, y pregunta a la muchedumbre si era justo ejecutar a tales adversarios. La multitud gritó: "Paredón, paredón!" (que los fusilen). En este acto se decide la creación de las Milicias Nacionales Revolucionarias (MNR).

Matos fue enviado a La Habana, donde fue confinado en el Castillo del Morro, a la espera de juicio, acusado de sedición y traición.

El 27 de octubre, apenas seis días después del arresto, Camilo vuelve a insistirle amigablemente a Matos para que huya. Repite que no debe celebrarse este juicio bajo ningún concepto, porque si Camilo se ve forzado a acusar a Matos de contrarrevolucionario ante un tribunal, Matos se vería obligado a declarar a su vez, que ambos habían comentado en numerosas ocasiones en conversaciones privadas estar en contra de la deriva comunista del Gobierno revolucionario.

Pero Camilo Cienfuegos desaparece misteriosamente el 28 de octubre.

El 11 de diciembre comienza el juicio contra Matos, que culminará condenándolo a 20 años de cárcel.

Desaparición de Camilo Cienfuegos

Avión Cessna-310 de la Fuerza Aérea Revolucionaria que sirvió a Ernesto Che Guevara, similar al de Camilo. Museo del Aire de la Habana
Fidel Castro se dirige al DC-3 "Sierra Maestra" durante la búsqueda del desaparecido Camilo

El 27 de octubre tras el trabajo, Camilo cena por la noche en La Habana con el comandante William Gálvez, y le comenta que al día siguiente hará un breve vuelo ida y vuelta a Camagüey. Según Gálvez, Camilo dijo aludiendo al arresto de Huber Matos y el incidente aéreo del dia 21:

"Debemos estar alertas... las últimas traiciones obedecen a un plan no concluido aún. Esta gente no quiere Revolución, esta gente está equivocada, no han calibrado bien a Fidel, no se han dado cuenta del apoyo de todo el pueblo a Fidel y a la Revolución, pero no nos van a detener, seguro."

El 28 de octubre de 1959 Camilo Cienfuegos por la mañana temprano vuelve a volar a Camagüey, para concluir las actuaciones del caso de Huber Matos y depurar responsabilidades.

El avión de Camilo era un bimotor Cessna-310C de 5 plazas, con el registro N°53 de la Fuerza Aérea Revolucionaria (FAR). Despegan de La Habana a las 12:02 del mediodía, con las cinco plazas ocupadas: íban Camilo, el capitán Senén Casas Regueiro, el sargento Félix Rodríguez (escolta de Camilo), y su ayudante y amigo Jorge Oscar Salazar de la Rosa.

De regreso, Camilo despega a las 6:01 de la tarde desde el aeropuerto de Camagüey, junto a su piloto Luciano Fariñas y su escolta Félix Rodríguez.

Pero inesperadamente, Camilo Cienfuegos desaparece misteriosamente para siempre. Contaba 27 años de edad.

Nunca llegaron a su destino, ni se pudieron encontrar restos de Camilo o sus compañeros, o de su avión. Tampoco su avión emitió ninguna llamada de auxilio.

Inmediatamente se inició la busqueda de Camilo, dirigida por Fidel Castro. Durante 15 días 70 aviones militares y civiles, embarcaciones pesqueras y pobladores en general, recorrieron toda Cuba con la esperanza de encontrar a uno de sus más queridos hombres. La búqueda se centró en la zona comprendida desde Ciego de Avila hasta Matanzas, por su costa norte.

Aviones de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, también ayudaron participando en las búsquedas de Camilo.

Pero todo fue en vano. El 12 de noviembre, al fracasar las búsquedas, Fidel Castro habló por televisión, dando todos los detalles de la intensa y angustiosa búsqueda del popular héroe, confirmando su pérdida definitiva después de dos semanas de incesante búsqueda.

Versión de Matos

La versión oficial cubana, es que posiblemente había muy mal tiempo, entre las provincias de Camagüey y Matanzas, y el piloto quiso bordear la tormenta por el norte sobre el mar, quedándose sin combustible y cayendo al mar.

En la versión del exilio cubano, enarbolada ante todo por Huber Matos, la desaparición de Camilo Cienfuegos supuestamente fue un asesinato ordenado por Fidel Castro, Raúl Castro y Ernesto Che Guevara, recelosos por la gran popularidad rival de Camilo, y su cercanía y amistad con anticomunistas como el mismo Huber Matos. Según esta versión, Camilo era un estorbo en el camino hacia el comunismo, y tras su muerte, muchos de sus hombres fueron eliminados de sus cargos o murieron oportunamente, como Cristino Naranjo.

El caso más famoso de hombres de Camilo reprimidos, fue el del general de división Arnaldo Ochoa Sánchez, fusilado en 1989.

Según Huber Matos, Camilo era su amigo personal y le era muy penoso cumplir con la orden de Fidel de arrestarlo.

La versión de Matos afirma que los siguientes elementos estaban en contra de la versión oficial:

- En la cinta magnética donde quedaron registrados los datos del vuelo del avión Cessna-310 de Camilo, también registró el despegue cuatro minutos después de un caza británico tipo Sea Fury de la FAR, piloteado por el piloto personal de Raúl Castro con su cañón de 20mm desenfundado.

- El mecánico de aviación que informa sobre ésto, murió en un accidente el mismo día, y el caza Sea Fury desapareció.

- El piloto Luciano Fariñas Rodríguez tenía más de 2,000 horas de vuelo y una vasta experiencia tripulando este tipo de avión.

- En la zona de Caibarién, Las Villas un pescador observa un avión caza atacando una avioneta y hace comentarios. Poco después de ser interrogado, desapareció.

- La versión oficial dice que la desaparición de la avioneta fue consecuencia de un mal tiempo entre las provincias de Camagüey y Matanzas, sin embargo investigaciones de meteorólogos sobre ese día afirman que las condiciones climáticas eran razonablemente y buenas.

- El comandante Cristino Naranjo, amigo personal de Camilo y oficial de la Columna Invasora que este comandaba, inició una investigación por su cuenta. Pero días después, el 12 de noviembre, fue baleado al entrar al Campamento Militar de Columbia Campamento de Columbia porque supuestamente no se había identificado. El ejecutor era el capitán Manuel Beatón, que poco después se alzó en armas, fue capturado y sumariamente ejecutado.

Matos afirma que cuando se enteró de la desaparición de Camilo, pensó:

"Yo inmediatamente pensé que Fidel lo mató. Lo mataron por mi caso, Camilo era una víctima de Castro, quien estaba celoso de su popularidad".

Según Matos, Camilo se le quejó en reiteradas ocasiones, de la creciente infiltración comunista en las filas de la revolución. Matos añadió que Castro mientras tanto ya había empezado a criticar a Cienfuegos a mediados de enero de 1959, llamándolo descuidado, borracho, bohemio, que las mujeres lo vuelven loco, el pueblo lo ama, pero es un desastre.

Los detractores de la versión de Matos afirman, que ésta es falsa y se debe al resentimiento de Matos por los 20 años de prisión sufridos.

Prisión

Huber Matos cumplió la pena completa, en varias prisiones de Cuba, pero la mayor parte en el penal de la Isla de la Juventud, donde fue torturado repetidamente y permaneció largos años aislado en una habitación de cemento, sin ver a nadie, ni siquiera a sus carceleros, que le pasaban la comida a través de una ranura.

Durante años su caso se convirtió en el centro de campañas internacionales para lograr su liberación y hasta se especuló muchas veces que podría ser canjeado por notables izquierdistas encarcelados en otros países, como el francés Regis Debray, quien por aquellos mismos años cumplía prisión en Bolivia.

Fotos mutiladas

Cuando Fidel Castro entró victoriosamente en la Habana el 8 de enero de 1959, lo hizo junto a Camilo Cienfuegos y Huber Matos, montados los tres en un jeep de la Columna N°17 "Abel Santamaría", que formaba parte de la Caravana de la Libertad.

Tras el arresto de Matos, estas fotos fueron censuradas y mutiladas en Cuba, para ocultar la sección de la foto con la figura de Matos. Así se le borraba de la historia oficial de la victoria revolucionaria, en una emulación de los métodos de la propaganda stalinista.

Tras la liberación

Matos fue liberado en 1979. literalmente sacado de la cárcel y entregado a una comitiva del gobierno de Costa Rica que inmediatamente lo trasladó a San José, donde vivió gran parte del resto de su vida.

En el exilio escribe su libro "Cómo llegó la noche", donde relata la historia de su rompimiento con Fidel Castro, y detalla las torturas y sufrimientos en las cárceles de Cuba.

En 1980 Matos funda en Venezuela la organización cubana en el exilio "Cuba Independiente y Democrática", con sede en Miami, que propugna el fin del gobierno comunista en Cuba.

Siempre fue un gran crítico de la dictadura de Castro, hasta el final de sus días. Matos era activo denunciando lo que consideraba el régimen dictatorial de los hermanos Castro y participaba en conferencias y reuniones políticas. Por ejemplo, en 2003 exigió en Alemania, en el marco del 3° Festival Internacional de Literatura en Berlín, que los países miembros de la Unión Europea sancionaran a Cuba.

Era atacado por los partidarios de la Revolución cubana, por considerar justificado el llamado a la resistencia violenta (incluyendo atentados a Castro).

Los últimos años de su vida, Matos alternaba su estancia entre Estados Unidos y Costa Rica.

Muerte

Huber Matos falleció el 27 de febrero de 2014 en Miami, a la edad de 95 años, después de haber sido hospitalizado por un malestar, aunque no se ha especificado las razones de su muerte.

Fue enterrado días después en Costa Rica, el país que lo acogió cuando tuvo que huir de Cuba en 1957.

Matos dispuso que sus restos fueran trasladados a Cuba cuando según sus palabras, finalice la dictadura castrista:

"Quiero hacer mi viaje de regreso a Cuba desde la misma tierra cuyo pueblo siempre me demostró solidaridad y cariño, quiero descansar en suelo costarricense hasta que Cuba sea libre y de allí a Yara, a acompañar a mi madre y a reunirme con mi padre y con los cubanos"

Ver también

Enlaces externos